Dios quiere que te gradúes
Image: Courtesy of the Office of Mayor Julián Castro
El alcalde de San Antonio Julian Castro dice que los evangélicos están "a la vanguardia en la tarea de mejorar la educación y de la participación democrática de la comunidad latina."

Samuel Gimez todavía sueña con una vida fuera del West Side de San Antonio. Por ahora, a los 21 años, sigue viviendo en esta comunidad históricamente pobre, habitada por obreros con sueldos bajos, casas humildes, y una abundancia de iglesias de la comunidad.

Gimez creció en la iglesia con sus padres, los cuales le animaban a seguir los pasos de su hermano mayor, quien había usado una licenciatura universitaria para ubicarse firmemente en un carrera cómoda en seguros y una casa propia en uno de los suburbios.

Pero Gimez abandonó la escuela durante la preparatoria.

Su escuela mantiene una lucha perpetua con estudiantes que abandonan los estudios o que faltan demasiado. Los administradores cierran con llave las puertas de los salones en cuanto suena el timbre. Estudiantes embarazadas frecuentan los pasillos. El atractivo de la vida en las pandillas compite ferozmente con la atracción de la graduación.

"La influencia fue demasiado fuerte" dijo Gimez sobre su decisión de abandonar la escuela. "Quería ser como los demás y ser aceptado."

Gimez vive con sus padres en viviendas subsidiadas por el gobierno. El año pasado fue salvo a través del ministerio de Juventud para Cristo. Ahora sirve como practicante en Juventud para Cristo, por lo que recibe un pequeño sueldo y con mucho entusiasmo trabaja con el fin de ayudar a otros jóvenes a encontrar a Dios mientras él mismo reflexiona sobre su futuro.

Grandes esperanzas después de la preparatoria

Apróximadamente una cuarta parte de los hispanos a nivel nacional abandonan la escuela según el Hispanic América: Faith, Values and Priorities, un estudio hecho por el Grupo Barna en noviembre del 2012.

A pesar de indicios recientes de progreso en la matrícula de estudiantes hispanos universitarios, la batalla sigue siendo un gran reto en comunidades donde a la juventud se le dificulta verse a sí misma como graduados de preparatoria y de universidad y en puestos profesionales.

¿Cómo debe responder la iglesia evangélica hispana? ¿Qué está en juego en caso que un alto porcentaje de su juventud siga permaneciendo en el rango de aquellos sin educación en este país de oportunidad?

Cada día más y más iglesias están haciéndole frente a este problema, analizando con mucho cuidado este asunto perenne y pidiendo que se busque nuevas maneras de elevar la educación hispana como un paso crítico en el cumplimiento de la Gran Comisión.

"Es algo cíclico, pero conforme las iglesias maduran, estamos viendo que se conciencian más de la educación, " dijo el Rev. Eliezer Bonilla, pastor de la Iglesia de Dios Abundant Life y miembro del comité ejecutivo del National Hispanic Christian Leadership Conference (NHCLC), la organización más grande en EU de su tipo que cuenta con más de 40,000 congregaciones. "Obviamente, lo primero es el evangelio, pero conforme las familias se van integrando a la cultura de la iglesia, las otras áreas de la vida empiezan a dejarse ver" dijo Bonilla.

El NHCLC ha trabajado para avanzar la percepción que la iglesia tiene de la educación. La educación es una de las siete directivas del NHCLC y en el 2008 formó la Alianza para la Educación Cristiana Hispana, cuyo director es Carlos Campo, rector de la Regent University.

October
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
View this article in Reader Mode
Christianity Today
Dios quiere que te gradúes