El llamado del clarín a ser luz
Image: Josh Boot / UpSplash

Mientras el presidente Trump se aproxima a sus primeros cien días en el cargo, hablamos con el Dr. Rdo. Samuel Rodríguez sobre su lectura bíblica en la investidura presidencial y lo que él describe como el llamado del clarín para que cada creyentes individualmente y la iglesia se levanten y confronten la oscuridad en cada aspecto de sus vidas, que es el mensaje de su exitoso libro, Ser luz.

Ya que el Rdo. Rodríguez es el primer pastor evangélico hispano que ha sido invitado a participar en una investidura presidencial, escogió leer sobre el Sermón del Monte, y concluyó con el llamado de Cristo a Sus seguidores para ser la luz del mundo.

Con solounos minutos para hablar en la investidura, ¿qué lo motivó a leer del capítulo cinco de Mateo?

De una manera muy real, vi esta oportunidad, este honor, de ser invitado a ser parte de la plataforma política por excelencia del planeta como un momento distintivo en la historia, para que la Palabra de Dios traspasara el ruido y la confusión y hacer un llamado una vez más a cada creyente para ser luz —en nuestras familias, comunidades, nación y el mundo.

Creo que nuestra nación está al borde de otro Gran Despertamiento. Aunque debemos participar políticamente, debemos hacerlo como un acto de testimonio profético. El cristianismo holístico no sacrifica la verdad en el altar de la conveniencia política. Dios me recalcó de que le recordara a todos lo que Él verdaderamente considera que es la forma de compartir nuestra luz y ser una bendición para tantos que están bajo el manto de la desilusión que se cierne en nuestros días.

Nuestra nación se enfrenta a tantos problemas y amenazas internas y del exterior, y todo pinta un cuadro oscuro. ¿Cómo podemos ser luz en estos tiempos y qué lo llevó a escribir Ser luz?

No podemos negar que vivimos en tiempos oscuros. Como creyentes, es muy fácil perder de vista la verdad de que la batalla en los Estados Unidos no es entre republicanos y demócratas o liberales y conservadores. A pesar de la tentación de involucrarnos en estas disputas sin importancia, sabemos que la verdadera batalla es entre el cielo y el infierno, las tinieblas y la luz.

Hace algún tiempo, estuve predicando, escribiendo y teniendo conversaciones sobre la creciente oscuridad que invade y amenaza nuestra sociedad y cultura. Como tantos de nosotros, vi ataques en un número creciente de frentes. Pero hubo un momento en mi sala cuando Dios cambió mi energía y mi enfoque de criticar la oscuridad —incluso maldecirla— a simplemente encender la luz. Ese cambio fue el génesis de la jornada que me condujo a escribir Ser luz.

Sabemos que Cristo nos llama a ser luz, pero ¿qué implica ser luz?

Ser luz es una frase engañosamente simple, pero contiene una increíble profundidad y riqueza para ser explorada conforme al mandato divino. La primera declaración poderosa la encontramos en Génesis 1:3, cuando Dios dice: “¡Que exista la luz!”. Luego la encontramos en Mateo 5:14, donde Jesús nos dice que somos la luz del mundo. Esto no es una analogía casual.

Cómo nos definimos a nosotros mismos tiene mucho que ver con la forma en que reflejamos a Jesús, la luz del mundo. En una sociedad que quiere definir quiénes somos —ya sea simplemente otra institución religiosa o un anticuado sistema de creencias que ya no es aplicable a un mundo de redes sociales— debemos tener la claridad, la convicción y el valor para levantarnos y declarar que somos la luz del mundo. Somos esa ciudad en una colina.

July/August
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
Read These Next
Current IssueHow God Sent His Word to An Iraqi Interpreter
How God Sent His Word to An Iraqi Interpreter
I saw an American soldier reading his Bible, and I wanted to know more.
TrendingKay Warren: 'We Were in Marital Hell'
Kay Warren: 'We Were in Marital Hell'
Through God's work in our lives, we've beaten the odds that divorce would be the outcome of our ill-advised union.
Editor's PickFinding My ‘True Self’ As a Same-Sex Attracted Woman
Finding My ‘True Self’ As a Same-Sex Attracted Woman
In my young-adult struggle with sexual identity, both legalistic condemnation and progressive license left me floundering.
View this article in Reader Mode
Christianity Today
El llamado del clarín a ser luz