Page 2 of 10

Pronto se vio descender a los archivos UNC-Chapel Hill en busca de datos antiguos sobre la religión. "Encontré un atlas [de 1925] de todas las estaciones misioneras en el mundo, con toneladas de datos," dice Woodberry con regocijo. Encontró datos sobre el "número de las escuelas, los maestros, las imprentas, los hospitales, y los médicos, y hacía referencia a su vez a algunos atlas anteriores. Yo pensé: ¡Guau! Esto es tan enorme. Esto es increíble. Esto es por lo que Dios me hizo."

Woodberry se dispuso a seguir el rastro de la evidencia de la conjetura de Bollen acerca de que la religión protestante y la democracia estaban de alguna manera relacionadas. Estudió mapas amarillentos, invirtió meses trazando la longitud y latitud de las antiguas estaciones misioneras. Viajó a Tailandia y la India a consultar con académicos locales, escudriñó archivos en Londres, Edimburgo y Serampore, India, y habló con historiadores de la iglesia en toda Europa, América del Norte, Asia y África.

'Uno de los principales estereotipos sobre las misiones es que estaban estrechamente relacionadas con el colonialismo. Pero los misioneros protestantes que no estaban financiados por el Estado eran regularmente muy críticos acerca del colonialismo.' -Robert Woodberry

En esencia, Woodberry cavaba en uno de los grandes enigmas de la historia moderna: por qué algunas naciones desarrollan democracias representativas estables—en las que los ciudadanos gozan del derecho del voto, la libertad de expresión y el derecho de asamblea—mientras que los países vecinos sufren bajo gobernantes autoritarios y conflictos internos. La salud pública y el crecimiento económico también pueden diferir drásticamente de un país a otro, incluso entre los países que son similares en su geografía, su cultura y sus recursos naturales.

En busca de respuestas, Woodberry viajó a África occidental en 2001. Partiendo de una mañana en un camino polvoriento en Lomé, la capital de Togo, Woodberry se dirigió a la biblioteca de la Universidad de Togo. La encontró secuestrada en un edificio de la década de 1960. Los estantes contaban con alrededor de la mitad de los libros que él tenía en su colección personal. La enciclopedia más reciente era de 1977. La librería del campus vende principalmente bolígrafos y papel, no libros.

"¿Dónde compran sus libros?" Woodberry se detuvo para a preguntar a un estudiante.

"Oh, no compramos libros," contestó. "Los profesores nos leen los textos en voz alta y nosotros transcribimos." Al otro lado de la frontera, en la librería de la Universidad de Ghana, Woodberry había visto estantes de piso a techo forrados con cientos de libros, incluyendo textos impresos localmente de estudiosos locales. ¿Por qué tan drástico contraste? La razón era clara: Durante la época colonial, los misioneros británicos en Ghana habían establecido todo un sistema de escuelas e imprentas. Pero Francia, la potencia colonizadora en Togo, restringió rigurosamente a los misioneros. Las autoridades francesas estaban interesadas en la educación de sólo una pequeña élite intelectual. Más de 100 años después, la educación todavía estaba limitada en Togo. En Ghana, estaba floreciendo.

October
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
View this article in Reader Mode
Christianity Today
El mundo que los misioneros hicieron