El por qué Gabby Douglas casi tira la toalla antes de competir en los Juegos Olímpicos

Gabrielle Douglas capturó innumerables corazones en los Juegos Olímpicos del 2012, donde se convirtió en la primer Afroamericana en ganar la gimnasia individual de las mujeres en la categoría "all-around." Tan solo a sus 16, deslumbró durante la competencia de gimnasia en el equipo femenino ganador del Oro. Sin embargo son pocos los espectadores que conocen la difícil crianza de esta joven—y como la fe en Dios le ha ayudado a lo largo de su vida.

Douglas narra su infancia y el triunfo atlético ganado, en su nuevo libro, "Gracia, Oro y Gloria: Mi Salto de Fe" por la casa publicadora Zondervan. Christianity Today y su colaboradora Cornelia Becker Seigneur hablaron con Douglas acerca de cómo estuvo a punto de dejar la gimnasia, el por qué incluyó a su padre en el libro, y por qué ella atribuye a Dios todo, incluso cuando pierde.

¿Qué hay detrás del título de tu nuevo libro?

La gracia es la belleza de este deporte, que es elegante, y elegante también es la gracia de Dios. El Oro significa ir por tus sueños y alcanzarlos. La Gloria significa que toda esa gloria se eleva hacia Dios. "Mi salto de fe" se trata de cómo pude superar obstáculos tales como el mudarme de Iowa [para mi entrenamiento], estar lejos de mi familia, y las lesiones que tuve.

Escribes que siete meses antes de los Juegos Olímpicos, te encontrabas nostálgica, que era tu deseo dejar la gimnasia para volver a tu casa en Virginia y trabajar en Chick-fil-A

Nadie sabía eso de mí, pero sí, yo quería salir y probar un deporte diferente, como el atletismo. Me encontraba muy nostálgica y quería ir a casa.

¿Qué te hizo cambiar de opinión?

Mi mamá, mi entrenador, mi hermana, mi familia anfitriona, todo mundo me decía que debía seguir luchando, que los Juegos Olímpicos estaban a la vuelta de la esquina. Y mi hermano John. Él y yo somos muy cercanos en edad, somos como dos gotas de agua. Él me alentaba a seguir luchando hasta el final. Un par de días más tarde, volví al gimnasio y me regresó la pasión. Estaba decidida a volver y dar el 100 por ciento.

Esta idea de seguir luchando parece ser el tema de tu vida.

Definitivamente, así es. Debemos seguir luchando, a pesar de las enfermedades y lesiones. Aprendí de mi mamá que es necesario empujarnos siempre a salir adelante.

Tu mamá, Natalie Hawkins, aparece mucho en tu libro de memorias.

Ella ha sido verdaderamente increíble, me ha apoyado durante toda mi carrera como gimnasta. Ella sacrificó mucho: Dinero, tiempo, y tanto esfuerzo. Quiero decir, ella trabajó varios trabajos para ayudarme a luchar por mis sueños. La amo tanto, no sé dónde estaría sin ella.

Tejido a lo largo del libro hay también referencias a tu padre [Timothy Douglas].

Me decidí a ponerlo en el libro. Él no estaba realmente allí, no estaba en la foto, ni tampoco estaba a la altura de mis expectativas. Pero espero que él sepa por medio de mi libro cómo me sentía, y que todavía tengo un futuro.

Describes un período de tu vida temprana cuando estabas sin hogar.

Yo era muy joven, así que no recuerdo [en detalle], pero mi mamá y mis hermanos mencionan que a veces hacia frío, que comíamos en el suelo, y que no teníamos servilletas. Fue mi motivación para lograr mis sueños. Mi familia y yo tuvimos que superar un montón de situaciones para llegar a donde estamos hoy.

October
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
View this article in Reader Mode
Christianity Today
El por qué Gabby Douglas casi tira la toalla antes ...