Page 3 of 9

El sacerdote Daniel es más franco. “El Medio Oriente está perdido para los cristianos,” dice el sacerdote de la Iglesia Mar Elia, que hospeda a 570 creyentes refugiados en su recinto triangular en Ankawa, que es un distrito cristiano de Erbil. Apenas había terminado de dirigir un culto en arameo; Mar Elia es una de las pocas iglesias que preservan el idioma que Jesús hablaba. Pero Daniel dice que él estaría bien si un día no tuviera ovejas que pastorear porque se habrían marchado a Europa o a los EE.UU.

“Deberíamos considerar las vidas y almas de estas personas,” dice. “No es tan sólo con respecto a la historia cristiana aquí. No queremos que vivan como víctimas.” Un residente recién casado del campo concurre: “Esto aquí verdaderamente es una tierra santa para nosotros. Pero ya no es la tierra del corazón.”

Image: Steve Jeter / World Vision

En contraste, Abu Karam es muy probable que sea uno de los únicos refugiados cristianos iraquíes que haya rechazado una visa para el Occidente. El pastor de Mosul de 66 años de edad vino a ser un refugiado de la ONU en Jordán y obtuvo una visa para el Canadá. Pero luego, dice, Dios en una visión le dijo que se regresara a Iraq a servir en la iglesia. Él rechazó la visa y se regresó a Mosul hasta que ISIS llegó.

En la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera en Ankawa, Karam hoy sirve a los refugiados cristianos de diversas denominaciones históricas y denominaciones nuevas. Él los anima a permanecer en Iraq. “Jesús nos dice que no será fácil seguir con nuestra religión. Pero dice, ‘No importa lo que te suceda, yo gano, así que tú también ganarás,’” dice Karam. “Desde el tercer siglo, esto ha sido nuestro cristianismo: uno de sufrimiento. Si vivimos una vida fácil, ¿cuál es nuestro mensaje?”

Los esfuerzos significantes para ayudar a los cristianos a que se queden incluyen una iglesia evangélica que alquila un edificio de cinco plantas en Erbil para 170 refugiados de Qaraqosh. El arzopispo caldeo de Erbil, Bashar Warda, está tratando de construir una universidad católica. (Él explica: “¿Cómo se quedarán a menos que les mostremos que nosotros nos quedaremos?”) En el lado de los que se “marchan,” un grupo de Slovakia—que está visitando a Mar Elia al mismo tiempo que CT—negociaron un trato para reubicar a 149 cristianos a su nación europea oriental para la Navidad.

“No es un juego de suma cero de quedarse o marcharse. Podemos ayudar a la gente a quedarse y a marcharse más segura,” dice Jeremy Courtney, el director de Preemptive Love Coalition ubicada en Iraq. “Pero si tomamos en serio el ayudar a los cristianos a que se queden, tenemos que amar a los musulmanes más de lo que odiamos y tememos al islam. Perjudicamos a los cristianos sino hacemos lo bueno para con sus prójimos.”

November
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
View this article in Reader Mode
Christianity Today
Esperanza en el camino de los refugiados: Informe ...