Justicia para el extranjero
Image: alberto cervantes / Shutterstock

Don Hilario Medina (no es su verdadero nombre), un inmigrante de 73 años, había cruzado la frontera sur de los Estados Unidos en 1968, sin dinero, sin familia y con muchas ganas de trabajar. Su falta de educación formal le impidió hacer mucho más que trabajar en labores agrícolas toda su vida. En la época que entró a los Estados Unidos era muy fácil obtener una tarjeta de seguro social. Bastaba con presentarse en la oficina más cercana y solicitarla, así que eso fue lo que hizo.

En todos los años que trabajó, don Hilario recibió pago por cheque y el Departamento de Seguridad Social descontó mes tras mes las cuotas de ley para su jubilación. Don Hilario es un buen hombre; sencillo, humilde y trabajador, nunca tuvo problemas con la ley. Tras una larga vida de duro trabajo, don Hilario se jubiló, pero su falta de estatus legal le impedía recibir los beneficios de ley.

Don Hilario supo del ministerio del Proyecto ISAAC y solicitó nuestra ayuda. Tras un análisis de su caso, determinamos que era elegible para un beneficio llamado Registry, mediante el cual una persona que entró a los Estados Unidos como indocumentado desde enero 1 de 1972, que nunca ha tenido problemas con la ley, nunca ha salido del país y puede demostrar su presencia física en los Estados Unidos desde entonces, puede recibir una tarjeta de residente permanente. ISAAC lo representó legalmente en el proceso de solicitud y obtuvo su tarjeta de residente.

El Proyecto ISAAC (Immigration Service and Aid Center, por sus siglas en inglés) nació en el año 2006 como un esfuerzo de parte de la Comisión de Vida Cristiana de los Bautistas de Texas a fin de amar y servir a la comunidad inmigrante. Una de las más grandes necesidades de los inmigrantes en nuestro país es la de recibir servicios legales a bajo costo. Muchos de ellos no pueden pagar los servicios de un abogado de inmigración y, desgraciadamente, esta necesidad es aprovechada por personas que se hacen llamar “notarios” o “consultores de inmigración”. Estos individuos carecen de licencia para ejercer las leyes de inmigración y estafan diariamente a miles de familias. Les llenan formas de solicitud migratoria y solicitan beneficios a favor de ellos, pero sin saber nada de procesos legales ni tener permiso para hacerlo. Esto resulta muchas veces en la deportación del inmigrante, o por lo menos en el robo de su dinero.

Existe un proceso mediante el cual la Junta de Apelaciones Migratorias (Board of Immigration Appeals), una rama del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, reconoce a iglesias y organizaciones sin fines de lucro y acredita a sus representantes para ofrecer servicios legales sin necesidad de tener un título de abogado. Ofrecer servicios legales sin tener un título de abogado y hacerlo como ministerio para cubrir esta necesidad es solo posible en los Estados Unidos y constituye un privilegio enorme.

El Proyecto ISAAC recibió su reconocimiento en el 2013, y ha ayudado a cientos de personas en la comunidad inmigrante de San Antonio. Además, ISAAC ha ayudado a otras iglesias y ministerios en Texas, Florida y Virginia a obtener su reconocimiento y acreditación de parte de la Junta de Apelaciones Migratorias.

¿Qué es lo que hacemos? Es muy sencillo: el inmigrante que busca ayuda hace una cita con nosotros, nos da una hora de su tiempo para contarnos su historia migratoria y su necesidad. Analizamos su caso y mediante consejería legal tratamos de encontrar los beneficios migratorios para los que es elegible. Si podemos ayudarlo, llenamos las formas correspondientes y nos convertimos en sus representantes legales ante el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

July/August
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
Read These Next
Current IssueAre Evangelicals Donating Too Directly to Missions?
Are Evangelicals Donating Too Directly to Missions? Subscriber Access Only
When helping hurts the professional helpers.
TrendingKay Warren: 'We Were in Marital Hell'
Kay Warren: 'We Were in Marital Hell'
Through God's work in our lives, we've beaten the odds that divorce would be the outcome of our ill-advised union.
Editor's PickFinding My ‘True Self’ As a Same-Sex Attracted Woman
Finding My ‘True Self’ As a Same-Sex Attracted Woman
In my young-adult struggle with sexual identity, both legalistic condemnation and progressive license left me floundering.
View this article in Reader Mode
Christianity Today
Justicia para el extranjero