Kenneth Bae: Mi historia de fe en un campamento para prisioneros en corea del norte
Image: Imagen: Micah Kandros / Courtesy of W Publishing Group

¿Un cristiano perseguido ha tenido alguna vez un campeón tan improbable como Dennis Rodman? El antiguo excéntrico estrella de la NBA hizo un cameo en el drama que rodeaba a Kenneth Bae, un misionero americano acusado de tramar derrocar el gobierno de Corea del Norte y que fue condenado a 15 años de trabajo forzado. Poco después de su sentencia en abril del 2013, Rodman—que ha visitado varias veces a la aislada nación y afirma tener amistad con el líder huraño, Kim Jong-un—hizo una petición urgente a través de Tweeter: “Le estoy pidiendo al líder supremo de Corea del Norte o como yo le llamo ‘Kim,’ que me haga un favor y que deje libre a Kenneth Bae.” (El temperamental baloncestista más tarde negó su apoyo durante una irritante entrevista de CNN.)

Al tiempo de su captura, Bae estaba visitando Corea del Norte por la 15a vez en dos años como guía de su empresa de turismo en Corea del Norte. Bajo el estandarte de Nations Tours, como 300 cristianos habían visitado Rason, una zona de economía especial que permitían inversiones internacionales. Bae esperaba enseñarles el país y animarlos a que comenzaran a orar por él, y al mismo tiempo traer inversiones de renta fija al gobierno. El arresto de Bae sucedió cuando entró al país con un disco duro externo lleno de archivos y fotos que documentaban obra misionera. Las autoridades se apoderaron de las referencias que se hacían de Operation Jericho, un plan de movilización de oración que aludía a metáforas militares, para justificar cargos de insurrección. Puesto en libertad en noviembre del 2014 después de intensa presión política americana, Bae fue el preso que pasara más tiempo en la prisión en la historia de Corea del Norte. Habló con el asistente editorial de CT Morgtan Lee sobre su encarcelamiento, su continuo amor por la gente de Corea del Norte, y su nueva autobiografía, Not Forgotten (Thomas Nelson).

¿Qué lo hizo ser misionero?

En 1984, asistí a un retiro con el tema “A vision in Christ.” Comencé a preguntarle a Dios lo que yo llegaría a ser, y la palabra que recibí fue pastor. No obstante no estaba seguro de lo que eso significaba.

Después de recibirme de la preparatoria, asistí a un retiro organizado por algunas iglesias chinas. El orador invitó a los que desearan dedicar sus vidas para la misión en China que pasasen al frente. Había como 500 personas en el auditorio, y yo fui el primero que pasó a la plataforma. Desde entonces, he sabido que Dios me estaba llamando a ser misionero en China.

Cuando usted crecía en Corea del Sur, ¿Qué aprendió sobre Corea del Norte?

Se nos enseñó lo malo del comunismo. Entre 1997 y el 2003, aprendí por los medios de comunicación del Occidente y los de Corea del Sur sobre la gran hambruna de Corea del Norte, principalmente sobre la gente muriendo de hambre. Fue impactante escuchar de los desertores y los misioneros que [los cristianos surcoreanos] habían estado trabajando allí. En el 2005, visité una ciudad fronteriza china que se llama Dandong. Fue entonces cuando por primera vez sentí el llamado especial para Corea del Norte.

November
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
View this article in Reader Mode
Christianity Today
Kenneth Bae: Mi historia de fe en un campamento ...