En los últimos meses, la COVID-19 se convirtió en una pandemia mundial y los países se vieron obligados a tomar medidas radicales para frenar la propagación de la infección. Me gustaría poder decir que mi primer impulso ha sido orar, pero probablemente sería más honesto decir que he estado al pendiente de las noticias y de mis redes sociales más que nunca.

La crisis es tan grande y tangible que nos hace sentir impotentes. Pero tal vez cuando más débiles nos sentimos es cuando es más fácil reconocer nuestra necesidad de orar. La oración es la forma en que demostramos nuestra creencia y confianza en que Dios tiene el mundo entero en sus manos. "En toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús." (Fil. 4:6-7, NVI) La oración no debe ser nunca el último recurso del pueblo de Dios; por el contrario, debe ser nuestro primer punto de acción.

Con esto en mente, he reunido una lista de 20 ideas acerca de cómo podemos orar durante esta pandemia. Cada uno de los puntos aborda las necesidades de una comunidad específica. Tengo la fortuna de ser parte de una iglesia con muchos profesionales médicos, algunos de los cuales me dieron consejos sobre la mejor manera de orar por ellos en este tiempo. He incluido sus recomendaciones aquí. También he tratado de pensar ampliamente en las diversas formas en las que todos nos vemos afectados por la crisis actual.

No pretendo decir que esta lista incluye todas las posibles necesidades de oración para la difícil temporada por la que estamos pasando, pero es un buen lugar para comenzar. Mi esperanza es que nos pueda ayudar a encontrar palabras al orar juntos como el cuerpo de la iglesia de Cristo. Creemos que hay un Dios que inclina su oído para escuchar, y por eso oramos:

Altísimo Dios, nuestro Padre eterno en los cielos. ¡Bendecimos tu Santo nombre! Confesamos que tu hijo Jesucristo pagó por nuestros pecados en la Cruz, y que es sólo por su sacrificio que hoy podemos acercarnos a ti en oración. En Su nombre y confiando en tu gran amor y misericordia, presentamos estas oraciones delante de ti:

1. Por los enfermos e infectados: Dios, oramos por su sanidad. Te rogamos que los ayudes, y que sostengas sus cuerpos y espíritus. Te pedimos que se acerquen a ti y busquen tu rostro. Te suplicamos que, conforme a tu infinita bondad y misericordia, detengas la propagación de la infección.

2. Intercedemos por nuestras poblaciones vulnerables: Dios, protege a nuestros ancianos y a los que sufren de enfermedades crónicas. Líbralos de esta infección. Te pedimos provisión para los pobres, especialmente para aquellos que no cuentan con seguro médico.

3. Te pedimos también por los jóvenes y los fuertes: Dios, dales la precaución necesaria para evitar que propaguen involuntariamente esta enfermedad. Inspíralos a ayudar.

4. Padre, te rogamos por todos nuestros gobiernos a nivel local, estatal y nacional: Dios, ayuda a nuestros funcionarios a tomar decisiones sabias mientras asignan los recursos necesarios para combatir esta pandemia.

5. Oramos por nuestra comunidad científica. Por los que llevan la carga de estudiar esta enfermedad, desarrollar medicamentos y comunicar información veraz y útil para todos nosotros: Dios, dales conocimiento, sabiduría y una voz persuasiva.

6. Señor, te pedimos por los medios de comunicación: Dios, ayúdalos a proporcionar información actualizada y veraz, y a comunicarse con la seriedad apropiada sin causar pánico.

7. Oramos por nosotros mismos, que somos consumidores de medios de comunicación y buscamos estar bien informados: Dios, ayúdanos a encontrar la información más útil para aprender a proteger a nuestras familias y a nuestras comunidades. Te suplicamos que nos ayudes a vencer la ansiedad y el pánico, y que nos des la fuerza para seguir las recomendaciones de seguridad, aún cuando ello implique un sacrificio personal.

8. Padre, intercedemos por aquellos con problemas de salud mental que se sienten solos, ansiosos e indefensos: Dios, ayúdales a sentir tu presencia donde quiera que estén, y a encontrar en ti paz y consuelo.

9. Señor, te suplicamos por las personas sin hogar y por aquellos que se encuentran en refugios, quienes están pasando por pruebas muy duras en este tiempo: Dios, dales sabiduría para que, en la medida de lo posible, mantengan el distanciamiento social. Por favor protégelos de las enfermedades y provee para sus necesidades. Ayuda a nuestros gobiernos para que puedan proporcionar refugios de aislamiento en todas las ciudades.

10. Por los viajeros internacionales atrapados en países extranjeros: Dios, ayúdalos a regresar a casa de forma segura y rápida.

11. Señor, intercedemos por nuestros hermanos misioneros cristianos en todo el mundo, especialmente aquellos que se encuentran en zonas con altas tasas de infección: Dios, ayúdales a llevar tu evangelio y a compartir palabras de esperanza. Equípalos para amar y servir a los que les rodean, y a hacerlo con gozo en el corazón.

12. Te pedimos por los trabajadores que están enfrentando despidos y dificultades financieras: Dios, por favor llénalos de tu paz y líbralos del pánico y la angustia. Inspira a tu iglesia a ayudar generosamente en estos tiempos de gran necesidad.

13. Por las familias con niños pequeños en casa: Dios, ayuda a las madres y a los padres a estar unidos en el cuidado de sus hijos. Dales paciencia y creatividad. Te suplicamos Padre, protege a todos los niños del abuso y el maltrato. Te pedimos especialmente por las madres y padres solteros, ayuda a otros a ver su necesidad y a extenderles una mano de ayuda.

14. Oramos por los padres de familia que no pueden quedarse en casa, pero deben encontrar cuidado para sus hijos: Abre puertas para que encuentren lugares seguros para sus pequeños.

15. Señor, intercedemos por aquellos que necesitan terapias y tratamientos médicos regularmente y que por ahora deben posponerse: Dios, por favor preserva su salud y ayúdalos a mantenerse pacientes y positivos.

16. Te pedimos por los líderes empresariales que toman decisiones difíciles que afectan la vida de sus empleados: Dios, dales sabiduría a estos hombres y mujeres. Toca sus corazones y ayúdalos a ser líderes dispuestos a sacrificarse por el bien de otros.

17. Señor, te rogamos por tu iglesia y por los pastores y líderes que se enfrentan a los desafíos del distanciamiento social: Dios, ayúdalos a imaginar creativamente cómo pastorear a tu pueblo, y a seguir predicando tu amor y tu evangelio en sus ciudades.

18. Padre, te pedimos por todos los estudiantes. Sabemos que están pasando por tiempos de incertidumbre, teniendo que aprender nuevas formas de estudio. Para muchos, los procesos de admisión al siguiente ciclo escolar han sido suspendidos; para otros, su graduación es incierta. Dios, ayúdales a ver que aunque no tengan certidumbre en estos aspectos, pueden poner toda su confianza en ti. Muéstrales que eres Tú quien sostienes sus vidas.

19. Te pedimos por todos nuestros hermanos cristianos en cada barrio, comunidad y ciudad: Que tu Espíritu Santo nos inspire a orar, a dar, a amar, a servir y a proclamar el Evangelio, para que el nombre de Jesucristo sea glorificado en todo el mundo.

20. Padre celestial, queremos hacer una oración especial por todos los trabajadores del cuidado de la salud. Te agradecemos por su llamado a una vocación que busca el servicio a los demás. Especialmente, te pedimos:

  • Dios, protege y preserva su salud. Mantén a sus familias seguras y saludables.
  • Dios, ayúdales a estar bien informados sobre el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad, así como sobre las medidas de seguridad que deben seguir por su propio bien y por el bien de todos.
  • Dios, ayúdalos a mantener una mentalidad clara y positiva en medio del pánico y las circunstancias difíciles que los rodean.
  • Dios, líbralos de la ansiedad y la preocupación por sus propios seres queridos. Llena sus corazones de paz.
  • Dios, dales compasión por cada paciente bajo su cuidado.
  • Dios, te suplicamos que proveas para ellos financieramente, especialmente si se enferman y son incapaces de trabajar.
  • Dios, ayuda a los cristianos en el cuidado de la salud a exhibir una paz extraordinaria. Ayúdalos a brillar con tu luz divina, para que muchos pregunten sobre la razón de su esperanza. Dales oportunidades de predicar el Evangelio, y también dales las palabras correctas para hablar en cada oportunidad.

Altísimo Dios, sabemos que eres bueno, y que todo lo que haces en tu infinita sabiduría es siempre para bien. Enséñanos a ser tu pueblo fiel en estos tiempos de crisis global. Ayúdanos a seguir los pasos de nuestro fiel pastor, Jesús, que entregó su vida por amor. Glorifica Su nombre mientras nos bendices con todo lo que necesitamos para hacer tu voluntad. En nombre de Jesús, Amén.

Jen Pollock Michel es la autora de Teach Us to Want, Keeping Place y Surprised by Paradox. Vive con su marido y sus cinco hijos en Toronto. Esta pieza fue adaptada de su reciente blog.

Traducido por Livia Giselle Seidel