“La sangre de los mártires es la semilla de la iglesia.” En 1988 el cantante y escritor de música cristiana Steve Green hizo de este dicho el coro de uno de sus cantos “The Faithful,” [Los fieles] como un poema en honor a los cristianos perseguidos. ¿Pero es cierto ese dicho?

En Cartago, África del Norte, el teólogo de la iglesia primitiva Tertuliano argumentó que la persecución verdaderamente fortalece a la iglesia; mientras los mártires valientemente mueren por la fe, los espectadores se convierten. Alrededor de 1,800 años más tarde, las restricciones en contra de la religión son mayores que nunca. De acuerdo al centro de investigaciones Pew Research Center, el 74 por ciento de la población mundial vive en un país donde las hostilidades que involucran la religión son bastante elevadas, y el 64 por ciento viven en lugares donde las restricciones gubernamentales de la religión son altas. ¿Explica esto el por qué el Cristianismo está creciendo a nivel mundial al mismo tiempo en que se vive esto?

No necesariamente, dice el experto en misiones Justin Long, quien recientemente comparó los datos más recientes de Pew sobre las restricciones a la libertad religiosa con los datos de crecimiento cristiano (vea la gráfica). Su conclusión: No hay una correlación “fuerte” entre el crecimiento de la iglesia ni con la persecución gubernamental ni tampoco con la persecución social. Sin embargo, el Cristianismo “tiende levemente” a cambiar más rápidamente (crecer o disminuir) cuando las restricciones gubernamentales son elevadas, y permanece relativamente estable cuando dicha presión es leve.

La historia ofrece “un record verdaderamente mixto,” dice William Inboden, un erudito afiliado con el proyecto de libertad religiosa de Georgetown University. “Aunque Cristo dio la Gran Comisión antes de su Ascensión, casi necesita que se desate la persecución inicial [en Hechos] para esparcir el evangelio,” dijo Inboden. Pero dentro de los siguientes 1,000 años, las hasta entonces “principalmente tierras cristianas” del Medio Oriente y del Norte de África se convirtieron predominantemente en tierras musulmanas, menciona. Y hoy, el remanente de comunidades cristianas en esas tierras “está siendo llevado a la extinción.”

Una de las razones por las que las cifras y la historia no están muy claras: El crecimiento y el decline de la iglesia no se debe sólo a las conversiones, dijo Albert Hickman del centro del estudio del cristianismo global de la universidad Gordon-Conwell. La migración, el nacimiento, y la muerte también cuentan. Dichos factores están en juego en la lista que hace Long de los países que presumen tanto de un nivel alto de persecución como de crecimiento: Siria, que hospeda a miles de refugiados de Iraq; Irán, dónde crecientes números de musulmanes se han convertido al cristianismo; y Afganistán, dónde de acuerdo a Hickman, más de dos terceras partes del crecimiento cristiano se debe a una alta tasa de nacimientos.

Long piensa que inicialmente la persecución hace daño a las iglesias porque interrumpe las redes y causa emigración. Pero dado que “en tiempos de persecución, la gente escoge lo que va a creer y refina su fe,” dijo, la persecución puede impulsar el crecimiento de la iglesia en cuanto termine el sufrimiento.

“Es el interrogante del huevo-y-la-gallina,” dice Todd Nettleton, vocero de Voice of the Martyrs [Voz de los mártires]. “La iglesia crece, así que hay más cristianos para ser perseguidos, por lo tanto hay una mayor persecución. Así que la iglesia sigue creciendo por la manera en que la persecución purifica la iglesia.”

Stuart George Hall, un historiador de la Universidad de St. Andrews, menciona que en la cita original de Tertuliano no se menciona a la iglesia. En lugar de eso, Tertuliano argumenta que los mártires han “hecho más para ganar a la gente a soportar pacientemente el dolor y la muerte que el trabajo de filósofos admirables cómo Cicerón,” dijo Hall. “Su sangre no es tanto la semilla de la iglesia como la semilla de vivir y morir virtuosamente.”

La persecución por si sola quizás no traiga crecimiento, pero frecuentemente trae unidad, dijo el vocero de Open Doors Emily Fuentes. “Usted ve iglesias de diferentes denominaciones trabajando juntas, haciendo a un lado diferencias para ayudar a los cristianos perseguidos en el área.”

Frank James, rector del Biblical Theological Seminary, dice que Tertuliano tenía la razón: El Cristianismo “creció exponencialmente” bajo la persecución romana. Pero puesto que el número de mártires lo más probable es menor de lo que imaginamos,” él piensa que el factor más significativo fue los actos compasivos de los cristianos, tales como rescatar a los bebés abandonados y cuidar de los enfermos y los ancianos. Aún el emperador romano Juliano comentó, “Los impíos galileos no sólo ayudan a sus propios pobres sino también a los nuestros.”

“El evangelio que perseveró en medio de la persecución fue un evangelio de palabra y de hecho,” dijo James. “Quizás los cristianos del día de hoy pueden aprender una o dos cosas de aquellos cristianos primitivos.”

[ This article is also available in English. See all of our Spanish (español) coverage. ]

Tags:
Posted: