Jump directly to the Content

News&Reporting

Las búsquedas de «coronavirus» en internet llevan a millones a escuchar de Jesús

Miles de personas han hecho clic para orar por salvación desde que comenzó la pandemia. ¿Este aumento es temporal o es el preludio de una era de mayor alcance del Evangelio en línea?
|
EnglishPortuguês
Las búsquedas de «coronavirus» en internet llevan a millones a escuchar de Jesús

Esta es una versión revisada y corregida de la traducción publicada en abril de 2020.

Millones de personas preocupadas que han recurrido a Google debido a su ansiedad por la COVID-19 han entrado en contacto con evangelistas cristianos, lo que ha llevado a un aumento en las conversiones en línea durante el mes de marzo de 2020.

En Filipinas, una mujer llamada Grace encontró un sitio web [todos los enlaces redirigen a contenidos en inglés] sobre el miedo al coronavirus presentado por la organización de evangelismo en línea Global Media Outreach (GMO). «Por favor, ayúdeme a no preocuparme por todo», escribió en una conversación con un consejero voluntario. «Todo lo que está sucediendo ahora es muy confuso». El consejero le explicó que solo Jesús puede traer paz duradera, y Grace recibió a Jesús como su Salvador.

En Estados Unidos, un voluntario de la Asociación Evangelística Billy Graham (BGEA, por sus siglas en inglés) conversó en línea con una joven madre llamada Brittany, a quien le preocupaba que la COVID-19 le quitara la vida a ella y a sus hijos. El voluntario le ofreció paz y esperanza, y Brittany también aceptó a Cristo.

Tres de los mayores ministerios de evangelismo en línea —GMO, BGEA y Cru— reportan, de forma acumulada, al menos 200 millones de presentaciones del Evangelio en internet por año. Los tres dicen que el número de personas que buscan información en línea sobre cómo conocer a Jesús ha aumentado desde que el brote de la COVID-19 fue declarado pandemia a principios de marzo de 2020.

En la segunda mitad de marzo de 2020, la GMO registró un incremento del 170 % de clics en anuncios sobre hallar esperanza de los motores de búsqueda. Los clics en anuncios con mensajes sobre el miedo aumentaron un 57 %, y en aquellos sobre la preocupación, un 39 %. El número de presentaciones del Evangelio del ministerio en marzo, que alcanzó los 12.4 millones, representó un aumento del 16 % con respecto al mes promedio en 2019.

Este aumento reciente coincide con un hallazgo más amplio de un profesor de la Universidad de Copenhague: durante el mes de marzo, las búsquedas en internet relacionadas con la oración en 75 países se dispararon a los niveles más altos en cinco años.

«Estamos viendo cómo millones de personas cobran ánimo para hablar sobre la fe cuando se enfrentan al miedo», dijo Michelle Diedrich, directora del programa para aquellos abiertos a saber más de Jesús en la GMO, «y estamos esforzándonos para estar disponibles para ellos».

«No soy realmente una persona religiosa, pero no sé a quién recurrir si no es a Dios».

Los pastores, evangelistas y ministerios en línea tienden a contar una historia similar: la COVID-19 intensificó una tendencia que ya era significativa hacia el evangelismo en internet. A medida que la propagación del virus disminuya, buscarán determinar si el repunte en el testimonio en línea puede ser sostenido, y cómo podrían mejorar el discipulado para estos nuevos creyentes. Solo una fracción de los que llegan a la fe en línea participan en discusiones de seguimiento o reportan haberse unido a una iglesia local.

El evangelismo a través de 'electrones y avatares'

En marzo, la BGEA lanzó páginas de aterrizaje (landing pages) con recursos sobre el coronavirus en seis idiomas (inglés, español, portugués, coreano, chino mandarín y árabe). La asociación también lanzó campañas en las redes sociales con temáticas en torno al miedo.

En las primeras cuatro semanas, 173 mil personas visitaron los sitios web y más de 10 mil hicieron clic en un botón que indicaba que tomaron decisiones por Cristo, dijo Mark Appleton, director de evangelismo por internet de la BGEA. Estas cifras no incluyen la navegación en los sitios evangelísticos de la BGEA, entre los cuales están EnbuscadeJesus.net y PazconDios.net (en inglés SearchForJesus.net y PeaceWithGod.net), los cuales reciben casi 30 mil visitas por día en sus páginas en inglés. (CT informó en 2015 que las presentaciones en línea del Evangelio a través de la BGEA eran equivalentes a una cruzada diaria de Billy Graham).

Un visitante de la página del coronavirus, un joven de 17 años llamado Donmere, le dijo a un voluntario en el chat: «No soy realmente una persona religiosa, pero no sé a quién más recurrir si no es a Dios». Cuarenta y cinco minutos más tarde, Donmere se convirtió en seguidor de Cristo y le habían facilitado recursos de discipulado.

La conversión de Donmere se ajusta al perfil de las experiencias típicas de salvación en internet.

El pastor Mark Penick, en su tesis doctoral de 2013 en la Universidad Bautista de Dallas, estudió a los conversos que vinieron a Cristo a través del sitio evangelístico IAmSecond.com.. A través de entrevistas detalladas con 37 personas en 17 estados, Penick determinó que todos sus sujetos «experimentaron un dilema difícil de superar» ya sea un divorcio, la pérdida de un empleo o una crisis financiera que los dejó buscando respuestas y haciéndose preguntas. El 86 % dijo que encontrar un sitio web cristiano no estaba en sus planes, pero accedió a dicho sitio por «iniciativa propia» (a través de acciones como hacer clic en un anuncio o el resultado de un motor de búsqueda). Alrededor del 75 % tenía «problemas personales y de adicción» previos a sus conversiones en línea.

Hay pocos análisis académicos del evangelismo en internet —en su mayoría disertaciones y proyectos de doctorado sobre iniciativas evangelísticas específicas—, pero en 2014, el Centro de Investigación Pew encontró que testificar acerca del Evangelio de forma informal en línea era relativamente común. Uno de cada cinco estadounidenses dijo que compartían su fe en línea al menos una vez por semana y el 60 % dijo que veían publicaciones en línea donde se compartían temas religiosos al menos semanalmente.

En 2018, Barna Research informó que la mayoría de los cristianos están de acuerdo en que la tecnología está facilitando la evangelización y que el 58 % de los no cristianos dijeron que alguien había compartido su fe con ellos en Facebook. Otro 14 % escuchó un testimonio a través de otros canales en redes sociales.

Ed Stetzer, director del Centro Billy Graham para el Evangelismo en Wheaton College, dijo que los misionólogos generalmente tienen una visión favorable del evangelismo en internet.

«Históricamente, siempre hemos pensado que el evangelismo se hace con nuestros pies y nuestros rostros», dijo. «Vamos y compartimos. Pero la gente considera que está bien incluso si conlleva el uso de electrones y avatares» en el siglo XXI.

En Cru, el evangelismo también involucra emoticones. Entre las herramientas de evangelismo digital de Cru para los campus universitarios hay una encuesta que debe ser respondida con emoticones para iniciar una conversación espiritual. La presencia en línea de Cru también incluye aplicaciones móviles evangelísticas, presentaciones del Evangelio en varios idiomas, además de artículos en línea que utilizan las necesidades percibidas como puentes para transmitir el Evangelio. Uno de los sitios web evangelísticos más eficaces del ministerio, EveryStudent.com, recibió 56 millones de visitas el año pasado y registró 657 mil decisiones por Cristo.

En respuesta a la COVID-19, Cru ha añadido 52 nuevos recursos a sus sitios web. El consecuente aumento en el tráfico representa un ritmo sostenido que podría llevar al ministerio a sobrepasar por 20 millones el número total de visitantes del año pasado a EveryStudent.com en 2020, y el total de decisiones por Cristo por más de 300 mil.

El ministerio universitario InterVarsity USA reportó un aumento similar en el interés espiritual en el contexto de la COVID-19. A principios de abril, en un anuncio de recaudación de fondos en línea, el ministerio declaró: «Hemos visto más decisiones para seguir a Jesús por primera vez en la última semana que en cualquier otro momento del año pasado».

Un estudio realizado por el American Enterprise Institute sugirió que los jóvenes adultos a los que se dirigen ministerios como Cru e InterVarsity pueden estar más preocupados por el coronavirus, al menos en algunos aspectos, que sus contrapartes de generaciones mayores.

La encuesta encontró que el 53 % de jóvenes entre 18 y 29 años están preocupados por poder pagar los costos básicos de vivienda en medio de la pandemia. El 59 % de las personas de entre 30 y 49 años expresaron la misma preocupación, comparado con solo el 29 % de los estadounidenses mayores de 65 años. Personas de todas las generaciones dijeron que el brote de coronavirus les ha hecho sentirse más cerca de Dios, lo cual incluye el 14 % de personas que expresaron no estar afiliadas a ninguna religión.

A pesar del aumento registrado del interés religioso a medida que la COVID-19 se esparce por el mundo, sigue sin estar claro qué porcentaje del aumento del tráfico religioso en internet se debe a un mayor interés, y qué porcentaje representa solo un reemplazo temporal de las actividades religiosas en persona. Cru, por ejemplo, ha trasladado todas sus reuniones de evangelismo y discipulado a grupos en línea a través del software de videoconferencias Zoom. En un solo día a finales de marzo, Cru tuvo 746 llamadas por Zoom, en comparación con 474 en el mes de febrero antes de que el distanciamiento social comenzara formalmente en Estados Unidos.

Para el 29 de marzo de 2020, solo el 7 % de las iglesias estadounidenses tenían reuniones presenciales, y la mayoría las habían trasladado a reuniones virtuales, según una encuesta de LifeWay Research. Solo el 8 % de los pastores protestantes dijeron que no habían proporcionado sermones en línea ni servicios de adoración para sus congregaciones durante el mes de marzo.

La Gran Comisión pasa a ser digital

Independientemente de si el aumento del tráfico de internet es permanente o temporal, es evidente que el alcance del evangelismo en línea es global. Durante una semana en marzo, los recursos digitales de Cru fueron utilizados por personas de todos los países del mundo, dijo Mark Gauthier, vicepresidente de Cru.

Gracias a las herramientas en línea, el cuerpo de Cristo «tiene la capacidad de plantar iglesias en cada grupo de personas no alcanzadas» con menos gasto de recursos que nunca, dijo. «Este es uno de los mejores momentos en la historia de la Iglesia para el cumplimiento de la Gran Comisión».

Los puntos claves en materia de COVID-19 han recibido un enfoque especial en los esfuerzos de evangelización en línea. La BGEA lanzó una campaña en redes sociales en España dirigida específicamente a ese país, donde para abril de 2020 unas 120 mil personas habían dado positivo en las pruebas de coronavirus y casi 11 mil habían muerto. Durante la primera semana de la campaña, 93 mil personas vieron publicaciones dirigidas en Facebook por al menos 10 segundos. En tan solo una semana, más de mil personas tuvieron conversaciones por chat en inglés y en español con voluntarios de la BGEA.

Sammy Tippit, evangelista de la denominación de los bautistas del sur, a principios de 2020 tenía planes para evangelizar en Irán durante ese año, donde a la fecha se habían reportado 45 mil casos de COVID-19. A sus 72 años, Tippit ha sido testigo del poder del evangelismo por internet en los últimos cuatro años. Su viaje en línea comenzó predicando sermones evangelísticos a aldeas en la India a través de Skype. Esto lo condujo a un evento transmitido por Skype donde 10 mil indios se reunieron para ver a Tippit predicar a través de video y cinco mil indicaron su deseo de rendir su vida a Cristo.

Para llevar un seguimiento con esos nuevos creyentes, Tippit comenzó a hacer videos de discipulado de tres minutos y a compartirlos en las redes sociales. Los videos tuvieron éxito, y ahora una red global de socios del ministerio está preparándose para distribuir dos sermones de Tippit a sus amigos no cristianos el 30 y 31 de mayo. Los sermones serán traducidos a diez idiomas y serán compartidos a través de la aplicación de mensajería WhatsApp en cerca de 70 países, con una audiencia prevista de 10 millones de personas.

Una estación de televisión en Irán se enteró de este esfuerzo y se está asociando con Tippit para distribuir los sermones evangelísticos a otras 6 millones de personas.

Solo un «puñado» de evangelistas está haciendo ministerio en línea a esa escala, dijo Tippit, presidente de la Conferencia de Evangelistas Bautistas del Sur. Pero «mucha gente que conozco» está «haciendo algo en Facebook» y llegando a cientos. Tippit planea capacitar a otros evangelistas para ampliar su alcance a través de internet.

El punto débil del evangelismo masivo

La mayor dificultad con el evangelismo en línea es el seguimiento. El año pasado, 60 mil personas indicaron cada día en los sitios web de la GMO que habían decidido seguir a Cristo (ya sea por primera vez o para renovar su compromiso), pero el ministerio solo fue capaz de rastrear a 5244 personas durante ese el año que se involucraron en una iglesia local después de comenzar su relación con Cristo. «Ese ha sido nuestro mayor desafío», dijo Diedrich.

Mientras la pandemia mantenga las puertas de las iglesias cerradas, los nuevos creyentes dependerán aún más de los recursos digitales para su discipulado.

De las 10 mil personas que indicaron decisiones de salvación durante la campaña de COVID-19 de la BGEA, unas 2030 solicitaron seguimiento. Para la BGEA, guiar a los nuevos creyentes a cursos de discipulado en línea representa una parte fundamental de ese seguimiento, además de alentarlos a involucrarse con una iglesia local. En marzo de 2020, el ministerio registró la inscripción de 3043 personas en cursos de discipulado, un 37 % más que la inscripción mensual promedio. Cru observa que alrededor del 40 % de las personas que registran decisiones de salvación a través de EveryStudent.com proceden al seguimiento en línea. Esto incluye completar una serie de lecciones de discipulado y la oportunidad de interactuar con alguien a través del chat para conversar sobre lo que el nuevo creyente está aprendiendo.

Sin embargo, la dificultad de dar seguimiento a aquellos que profesan la fe no es exclusiva del evangelismo por internet. El mismo problema ha afectado a las cruzadas y otras formas de evangelismo masivo, dijo Stetzer.

«Este ha sido el punto débil de todos durante los últimos cien años», dijo. Sin embargo, «no debemos alejarnos porque este es el desafío. Debemos tratar de abordarlo» con «vínculos más fuertes con las iglesias locales».

A pesar del desafío de seguimiento, los beneficios del evangelismo en línea parecen superar los inconvenientes. Los misionólogos señalan la disposición de los que buscan conversar sobre asuntos espirituales con mayor profundidad debido al anonimato que ofrece la comunicación en línea. Por lo general, las personas también confiarán en el consejo bíblico de sitios web que parezcan profesionales y de buena reputación. Asimismo, el testimonio vía internet crea oportunidades menos estresantes para los cristianos que intentan evangelizar por primera vez y que pueden vacilar al compartir su fe en persona.

Un voluntario de la BGEA en línea informó: «He vivido frente a la casa de mi vecino por 10 años, y un día simplemente fui y compartí el Evangelio con él por primera vez porque había comenzado a evangelizar en internet y así aprendí a tener conversaciones con la gente», relató Appleton.

Como punta de lanza en el evangelismo en línea en 2020 se celebró el Día Mundial de Alcance global 2020. Esta celebración, realizada el 30 de mayo, fue llevada a cabo principalmente a causa de la pandemia por COVID-19 y la creciente naturaleza digital del mundo. La coalición internacional de organizadores se propuso la meta de movilizar a 100 millones de creyentes para evangelizar a mil millones de personas en todo el mundo en el mes de mayo de ese año.

Los principales métodos evangelísticos incluyen publicar testimonios personales en línea y luego compartirlos con amigos a través de texto o redes sociales. (La Convención Bautista del Sur ha lanzado una campaña similar, con ajustes realizados debido a la pandemia, llamada Who’s Your One?).

Si cada cristiano enviara una presentación del Evangelio a una persona en línea y le preguntara a esa persona su opinión al respecto, «… veríamos a mucha gente teniendo la oportunidad de conocer a Cristo, y veríamos mucho fruto», dijo Gauthier.

David Roach es escritor en Nashville.

[ This article is also available in English and Português. See all of our Spanish (español) coverage. ]

October
Support Our Work

Subscribe to CT for less than $4.25/month

Read These Next

close