Hace ocho años, cuando llegué a ser pastor de tiempo completo, nunca imaginé cuántas lágrimas derramaría y cómo Dios usaría esas lágrimas.

Un buen amigo que ha pastoreado durante casi tres décadas en uno de los barrios más violentos de nuestro país me presentó a lo que él llama "el ministerio de las lágrimas de Jesús." "El entrenador," como todos lo conocen, es uno de los pastores más vulnerables que conozco. "No pasa una semana en la que no llore con otras personas al ver el quebrantamiento en su vida," dijo.

Nuestra iglesia está en Little Village en el lado oeste de Chicago. Es la comunidad mexicana más grande en el medio oeste del país. Contamos con el grupo demográfico más joven de la ciudad. Por desgracia, muchos de nuestros jóvenes terminan involucrados en las pandillas y son víctimas de la violencia que viene con ellas. ...

Subscriber access only You have reached the end of this Article Preview
To continue reading, join now for free and get complete access.

If you like this, you'll also like: