Durante casi dos décadas, he visto un resurgimiento de hambre en la próxima generación por un liderazgo auténtico. Quieren tener una relación con Cristo más allá de la tradición para experimentar por sí mismos la plenitud de Su amor, gracia, y poder, pero necesitan un liderazgo que los dirija. Entre más los dirigimos a que lo conozcan a El cara a cara, mas corren hacia Sus pies. Quieren liderazgo que hará mas que solo inspirarlos; quieren liderazgo que camine con ellos. Este discipulado de liderazgo se construye con el tiempo a través del proceso de confianza, humildad, y responsabilidad. Y este proceso es tan sagrado como la influencia para dirigir. Más que nunca, todo líder y pastor necesita saber cómo liderar una generación que dirige antes de seguir, cuestiona antes de contestar, y brinca antes de ver. Esto es lo que he aprendido y que te ayudará.

1. Lidera desde la Fuente

Para mí, la parte más importante de liderar es proteger mi capacidad a través de disciplinas espirituales diarias y semanales que no son negociables. Independientemente de donde me encuentre en el país o de los plazos, llamadas, y juntas, la primera parte de cada mañana la paso en oración y lectura devocional de “la Biblia en un año”. Mi tiempo con Dios no es negociable ya que es en esos momentos con Dios dónde El desata la visión, imparte claridad, y confirma Su palabra para mi vida y ministerio. Este tiempo invaluable me ha permitido desacelerar mi velocímetro interior para mantener la aptitud constante para ser un pastor con el corazón para el pueblo, y al mismo tiempo, ser un esposo, padre, y abuelo con el corazón para mi familia. Líderes latinos de la próxima generación han visto a sus padres trabajar con una ética impecable, pero se han perdido del poder que hay en la pausa. Debemos dirigir con intencionalidad para darles las claves que necesitan para vivir en la faceta completa de su identidad y el potencial que Dios les ha dado.

2. Lidera con la cabeza y el corazón

Muchas veces nosotros como pastores tendemos a operar en nuestra mayor fortaleza, ya sea administrativa o creativamente. Sin embargo, he llegado a comprender mejor la necesidad de ser ambas cosas en todos los aspectos: administrativamente astuto y creativamente hábil; gobernado por gracia y dirigido por justicia; centrado en la comunidad local y consciente nacionalmente; bien centrado evangélicamente y sensible socialmente. Esta cultura intencional de intentar ser las dos cosas a la vez crea responsabilidad organizacional a tus valores, tu estándar, y tu misión y a la vez crea una atmosfera que los líderes necesitan. La próxima generación de líderes quiere se les busque no solo por lo que pueden hacer con sus manos; quieren ser incluidos por el poder latente en sus corazones y mentes. Si diriges con tu cabeza y tu corazón, vas a poder experimentar recompensas en el liderazgo más allá de lo que puedes ver, pensar y sentir. Y eso da a luz un espíritu de discipulado que refleja el verdadera estilo de liderazgo que Jesús puso de ejemplo.

3. Lidera desde abajo

Es vital construir una cultura de confianza, amor, y respeto que te cause ceder la responsabilidad regularmente a líderes de todos los niveles, “posicionar públicamente”, (con responsabilidades iniciales), en lugares estratégicos a líderes que están en proceso de desarrollo e iniciar conversaciones con personas en diferentes niveles de participación haciendo preguntas claves. Hacer preguntas organizacionales grandes y estratégicas a personas que normalmente no tienen acceso a niveles altos de liderazgo les abre la puerta para un liderazgo nuevo. Y nuevo liderazgo agrega nueva energía, nueva perspectiva, y nuevas estrategias. En nuestra iglesia, este método está ayudando a muchos hispanos de segunda generación a desarrollar su identidad de liderazgo. Empieza de una posición de fuerza y confianza para creer en el potencial que Dios les ha dado, y no los margines. Habla a su potencial, no a su circunstancia presente. Hazlos responsables al estándar de excelencia que esperas de los demás en tu iglesia. Posiciónalos públicamente, capacítalos y úsalos—y verás en lo que se pueden convertir.

May
Subscribe to CT and get one year free.
Read These Next
Current Issue
Gleanings: May 2017 Subscriber Access Only
Important developments in the church and the world (as they appeared in our May issue).
RecommendedThe Hottest Thing at Church Is Not Your Pastor or Worship Leader
The Hottest Thing at Church Is Not Your Pastor or Worship Leader
According to Gallup, it’s the sermon.
TrendingForgiveness: Muslims Moved as Coptic Christians Do the Unimaginable
Forgiveness: Muslims Moved as Coptic Christians Do the Unimaginable
Amid ISIS attacks, faithful response inspires Egyptian society.
Editor's PickThe March for Science Is Willing to Get Political. But Will It Welcome Religion?
The March for Science Is Willing to Get Political. But Will It Welcome Religion?
How evangelical scientists square their place in the global movement.
View this article in Reader Mode
Christianity Today
5 claves que todo pastor y líder necesita en el 2017
hide thisBeautiful Orthodoxy

Beautiful Orthodoxy

What the world—and the church—needs now


Donate to Christianity Today