La Dra. Andrea Ramírez, Directora Ejecutiva de la Coalición de Fe y Educación, recientemente invito a la Dra. Almarie Munley para conversar sobre los estándares educativos para estudiantes K-12.

Almarie E. Munley, Ph.D., es Decana del University College en Hampton University. Es una educadora y conferencista que ha sido invitada a compartir sobre el tema de liderazgo en varias universidades prestigiosas alrededor del mundo. Nacida en Guatemala, obtuvo su licenciatura de la Universidad Del Valle de Guatemala. Recibió su maestría y doctorado de Regent University.

La Dra. Munley ha servido como Decana en Hampton University y del equipo fundador del Consejo Asesor de Liderazgo para la Coalición de Fe y Educación. Trabajó como parte del equipo en el Estudio Global, un estudio reconocido dentro del ambiente de líderes y educadores en el campo de liderazgo. Estoy deseosa de escuchar el mensaje que quieres compartir con nuestros lectores hoy.

Gracias. Estos son tiempos muy emocionantes para estar en el campo de la educación. Unos de los mensajes claves que comparto es que cualquier cosa que tengas, TODO lo que se te ha dado, TODO lo que se te ha permitido hacer, ofrécelo a otros. Regálalo. La educación se queda contigo toda la vida. Entonces ¿qué harás para regalarlo? ¿Qué haré yo como mujer latina para regalar todo lo que he aprendido y experimentado?

Tengo una creencia firme que juntos podemos hacer más que como individuos, entonces me encanta ver el cuerpo de Cristo unido, en particular la comunidad Latina, diciendo, “este tema de la igualdad en la educación nos importa cómo evangélicos latinos." ¿Por qué te importan los estándares educativos y que dichos estándares sean elevados y equitativos, y la igualdad en la educación en general? ¿Por qué toca esto tu corazón?

Mi deseo y pasión sobre la educación tuvo su inició en Guatemala. Fui la directora asistente para un programa nacional de alfabetismo para la Muchacha Indígena. Este es un grupo de mujeres jóvenes en nuestro país que jamás serían educadas, jamás. Y si logran obtener algo de educación, será el equivalente del primer grado. Haber iniciado mi labor en ese proyecto durante los primeros días universitarios me dio la pasión para decir," todos merecen una oportunidad. Todos tienen el mismo derecho de saber." Dios lo dice en Su palabra. Claramente lo dice. Su palabra nos da este ánimo para conocer sabiduría e instrucción, para entender palabras de visión, para recibir instrucción, para dar a los simples prudencia, conocimiento y discreción a la juventud. Vi tanto resultado en este proyecto que mi corazón deseó ver a un número cada día mayor de muchachas a quienes se les brinda ayuda para poder aprender.

November
Subscribe to CT and get one year free.
Tags:
View this article in Reader Mode
Christianity Today
Las mujeres latinas y las oportunidades educativas