En las tiendas se han agotado los desinfectantes, comida enlatada, papel higiénico y agua. Hay pleitos por la venta limitada de cubrebocas. Enojo emerge a medida que las congregaciones siguen reuniéndose para el culto, provocando acusaciones de falta de “responsabilidad social”.

El virus COVID-19 se propagó rápidamente de Asia a Europa y a América del Norte durante la semana pasada, trayendo consigo un nivel de pánico y angustia que no se había visto en los últimos años, permeando desde los supermercados, el mercado de valores y hasta la iglesia local. La cuenta global ahora asciende a más de 125,000 infectados y más de 4,600 muertos.

Las iglesias en Singapur, la nación que Billy Graham llamó la “Antioquía de Asia”, ya han transitado por la preocupación que ahora azota al mundo. El 7 de febrero, el gobierno del estado-nación elevó el nivel de riesgo en su escala de evaluación nacional de Amarillo a Naranja, indicando “alteración moderada” a la vida diaria, y en particular, a grandes reuniones de personas.

El 7 de marzo se cumplió un mes de la alerta Naranja en Singapur, donde se han registrado 166 casos y cero muertes por el virus. Esto significa que durante el último mes, las iglesias locales, que representan aproximadamente a 1 de cada 5 singapurenses, han sido orilladas a un periodo extendido de autoevaluación, reflexión y acción.

El proceso no ha sido sencillo, pues ha incluido el caso de un pastor afectado por el coronavirus (y posteriormente dado de alta), denominaciones completas suspendiendo sus cultos, el cierre de centros de atención preescolar en las iglesias y (a pesar de ser una nación que hace cumplir estrictamente la armonía religiosa) fuertes y muy públicas disputas en redes sociales sobre cómo los líderes de la iglesia están manejando la situación.

Para ayudar a las iglesias en los Estados Unidos, Italia, Brasil y otros países que ahora enfrentan decisiones con las que las iglesias de China, Corea y Singapur ya han lidiado por semanas, aquí hay siete lecciones que la iglesia de Singapur ha aprendido durante el último mes:

1) La forma de adoración de su iglesia cambiará. Aférrese a lo que es sagrado y suelte todo lo demás.

Las congregaciones se manejan por hábitos y costumbres. Las iglesias se han edificado sobre tradiciones, liturgias y un orden de culto. Con el tiempo, la línea de cada iglesia entre lo que es fundamental para la fe y lo que es meramente una respuesta institucional se vuelve borrosa.

Para que la celebración de la Comunión sea considerado como santa, ¿se tiene que usar vino real y pan sin levadura? Si no impones las manos sobre alguien, ¿siguen siendo efectivas las oraciones de sanidad? ¿Tiene que reunirse físicamente una iglesia para considerarse como una congregación?

Cada iglesia y cada miembro de su iglesia, tendrá diferentes puntos de vista sobre preguntas que no se discuten a menudo. El brote de COVID-19 nos presenta la necesidad de realizar un inventario doctrinal.

Todos los equipos de ministerio y los directivos de las iglesias en Singapur se han reunido muchas veces durante el mes pasado para discutir lo que es no negociable ante los ojos de Dios.

“La mayor lección para mí ha sido navegar el camino entre el miedo y la sabiduría”, dice el pastor Andre Tan de The City Church. “Es difícil, ya que el miedo con frecuencia se disfraza de sabiduría. ¿Hasta dónde son las medidas de precaución buen juicio y en qué punto se convierten en miedos irracionales y ansiedad?

Article continues below

“Fue un camino difícil de transitar, porque teníamos que transmitir a nuestros miembros seguridad al implementar las medidas de salud recomendadas, pero sin sucumbir al ambiente cultural de miedo, ansiedad y auto-protección”, dijo Tan a CT. “Al comunicar cualquier mensaje nos aseguramos de no solo dar las medidas de precaución sino también compartir la visión de cómo ser el pueblo de Dios en este tiempo”.

En términos prácticos, la respuesta de una iglesia será diferente dependiendo de su doctrina, contexto local y número de casos sospechosos de COVID-19. No hay una respuesta correcta. Todos estamos buscando las respuestas más apropiadas en circunstancias extraordinarias.

Las precauciones que las iglesias de Singapur han tomado para continuar con sus reuniones incluyen:

  • Tomarle la temperatura a los que asisten a los cultos de adoración y a otras reuniones más pequeñas.
  • Solicitar declaraciones sobre viajes recientes y registrar los datos de contacto de los asistentes para facilitar el seguimiento de las personas si es necesario.
  • Suspender las reuniones de los grupos más vulnerables, como ancianos y niños.
  • Suspender la Santa Cena o buscar alternativas como usar pan y vino preenvasados.
  • Dejar de usar himnarios para limitar los puntos de contagio y en vez de eso, utilizar pantallas de proyección.

Algunos han optado por suspender sus cultos por completo. La arquidiócesis católico romana en Singapur tomó la sorprendente decisión de suspender Misa en sus 32 parroquias a partir del 15 de febrero. Aconsejaron a los congregantes continuar cumpliendo con sus obligaciones espirituales sintonizando los sermones en línea, pasando tiempo en oración y leyendo la Palabra en sus casas. (La Iglesia católica, que representa aproximadamente el 7 por ciento de los 5.8 millones de personas en Singapur, ha anunciado que las misas se reanudará el 14 de marzo).

2) Sea un líder fuerte. Sus congregantes necesitarán guía.

“En momentos de crisis, las personas buscan liderazgo”, dijo Ian Toh, pastor de la Iglesia 3:16. “La primer responsabilidad del líder es mantener la calma. El pánico limita la perspectiva, lo cual es fatal para la toma de decisiones. Un liderazgo sólido le recuerda a las personas que Dios tiene el control de cada situación y que nunca hay razón para el pánico”.

Toh le dijo a CT que su equipo de liderazgo descubrió que su función era “enseñar la Biblia, ministrar y alentar a los temerosos”. El proceso los llevó a estar de rodillas buscando sabiduría divina en una situación sin precedentes.

“La mayor lección que aprendí al lidiar con COVID-19 fue acerca de la necesidad de humildad en mi rol como líder en la iglesia”, dijo Toh. “Hay tanto que no sé y tengo que aprender. Y eso aumenta mi deseo y necesidad de buscar el rostro del Señor cada día”.

A medida que el virus continúa propagándose a nivel mundial, los líderes de la iglesia alrededor del mundo deben estar conscientes de que su rebaño los observa atentamente. La fidelidad que muestren repercutirá más allá de COVID-19.

“Un líder de alto rango me dijo una vez: ‘Las acciones de un líder son una declaración teológica’”, dijo Rick Toh [sin relación], pastor de Yio Chu Kang Chapel. “Como líderes, necesitamos tener una postura teológica acerca de todo. Necesitamos procesar nuestros temores ante Dios y dejar que nuestras acciones sean inspiradas por la fe y guiadas por una teología sólida. Que la doctrina y no la enfermedad ni los decretos terrenales guíen nuestras decisiones”.

Article continues below

3) No hay mejor momento para mejorar la tecnología de su iglesia.

Si bien el gobierno de Singapur ha dicho que es “poco probable” que el nivel de alerta de riesgo escale a Rojo, las iglesias locales han estado investigando sobre cómo mejorar en su capacidad de grabar videos y transmitir en vivo, en preparación para la posibilidad de un cierre de emergencia.

Al ver la necesidad, varios grupos han desarrollado sitios y seminarios web para las iglesias con consejos gratuitos sobre cómo mudarse a la transmisión en vivo.

Por ejemplo, la Sociedad Bíblica de Singapur se asoció con ThunderQuote, una empresa emergente fundada por cristianos que ofrece servicios web, para lanzar Streams of Life, un centro de recursos en línea que enlista diferentes opciones para transmitir en vivo clasificadas por nivel de dificultad.

“Es un momento maravilloso para que la ecclesia ejercite la sabiduría práctica y explore métodos creativos para el ministerio”, afirma el equipo de Streams of Life en su sitio web.

De manera similar, el Instituto Bíblico Singapore dirigió un taller de “Introducción a la transmisión de mensajes instantáneos y videos en vivo”, mientras que el ministerio de exploración digital Indigitous se asoció con profesionales de Tecnologías de la Información de diferentes iglesias para organizar un seminario web titulado “¿Así que quieres transmitir en vivo tu reunión dominical?” ofrecido a través de la plataforma de videoconferencias Zoom.

Los equipos audiovisuales y de alabanza en las iglesias también están enfrentando el desafío que representan los derechos de autor en las transmisiones en vivo. Muchos grupos de alabanza locales han otorgado permiso, de manera explícita, para que las iglesias reproduzcan sus canciones sin temor a transgredir los derechos de reproducción.

En Awaken Generation, fundada por Calvin y Alarice Hong, están “muy conscientes” de que pagar licencias de transmisión en vivo puede representar un gran problema para las iglesias pequeñas. “Dado el trasfondo de las cosas, sentimos que no es el momento de exigir de manera estricta el cobro de las tarifas de derechos de reproducción en las transmisiones en vivo”, dijo el grupo de adoración a CT. “Así que fue un honor ofrecer estas canciones para este uso”.

“Fueron escritas por y para la gente de nuestra nación, y es un honor verlas como una ofrenda mientras la nación se une para interceder y romper las barreras del temor”.

Los 7,500 miembros de Bible Study Fellowship en Singapur han mantenido sus conferencias y debates semanales a través de Zoom.

Faith Community Baptist Church (FCBC) eligió suspender las reuniones semanales a partir de mediados de febrero como un acto de responsabilidad social. “Esta decisión fue muy difícil de tomar”, dijo el pastor principal Daniel Khong. “Constantemente nos replanteamos nuestra decisión para asegurarnos de que no era una respuesta motivada por el temor y que estábamos sopesando todos los aspectos. Pero el edificio principal de nuestra iglesia se encuentra en el corazón de un vecindario con una población de aproximadamente 46,000 personas. Con la densidad poblacional de esta área, podríamos convertirnos en un foco de contagio importante”.

Article continues below

Un resultado inesperado: el cambio a la transmisión en vivo parece haber fortalecido la comunidad en la iglesia, dijo Khong a CT.

“Muchas de nuestros grupos celulares se reúnen en hogares para ver la transmisión del culto. Deliberadamente terminamos nuestros cultos más temprano para que las células puedan salir y orar por su vecindario. Muchos nos han dicho que ahora sienten un sentido de responsabilidad por el bienestar espiritual de su comunidad y algunos incluso han tenido la oportunidad de compartir el evangelio con las personas que están conociendo”.

Los miembros de FCBC ahora están en un proceso de reconsiderar su entendimiento de lo que es la iglesia, dijo Khong. “La iglesia de hoy debe ser un pueblo con propósito que esté dispuesto a ir más allá de los límites del ‘lugar’ o el ‘programa’”.

4) No hay mejor momento para aumentar los esfuerzos de oración.

Todos los días a las 12 horas a partir del Día de San Valentín, suenan las campanas en la histórica Catedral de San Andrés en el corazón del distrito cívico de Singapur. También suenan las alarmas en todos los teléfonos de la isla. Es una señal para los creyentes de que es hora de detener lo que están haciendo y tomar un momento para orar ante la amenaza de COVID-19.

“Para un momento como este, la unidad es la clave”, dijo LoveSingapore, un movimiento local que promueve la oración y la unidad de la iglesia, al anunciar su iniciativa PraySingapore@12. “Creemos en el poder de ponerse de acuerdo para orar. En un momento como este, necesitamos que cada creyente se levante y que juntos busquemos a Dios a favor de Singapur. Un acto profético, como el sonar de las campanas de la iglesia, convoca a los fieles a la acción cuando su pueblo o ciudad se ven amenazados”.

En un esfuerzo similar, las Asambleas de Dios de Singapur han invitado a todas sus iglesias a orar unidos cada día a las 7 p.m., en una iniciativa que se ha denominado COVID–19:00.

“Es crucial que en tiempos de crisis, la iglesia se levante y muestre un estándar”, dijo Dominic Yeo, director general de Singapur y secretario de la Comunidad de Asambleas de Dios a nivel mundial. “Como sal y luz, la iglesia necesita mantenerse firme en el Señor para que otros puedan ver la esperanza que profesamos”.

5) Espere reacciones negativas, desde el exterior y el interior de la iglesia.

Los comentarios instigadores sobre raza y religión están prohibidos en Singapur en virtud de la Ley de Sedición y la recién actualizada Ley de Mantenimiento de la Armonía Religiosa. Sin embargo, dado que dos brotes de coronavirus se formaron en iglesias y que se nos ha asociado negativamente con la secta Shincheonji, responsable de gran parte de la propagación del virus en Corea del Sur, la iglesia en general ha estado bajo escrutinio a medida que los cristianos continúan reuniéndose en grupos relativamente grandes.

La crítica es desafortunada pero inevitable. No se puede esperar que los no cristianos entiendan los dogmas y las enseñanzas de nuestra fe.

Article continues below

Pero la crítica más dolorosa es la que viene de los mismos cristianos acerca de cada decisión que sus líderes tienen que tomar. Si deciden suspender los cultos se les critica por falta de fe. Si deciden continuar reuniéndose se les cataloga como “socialmente irresponsables”.

Si está pastoreando una iglesia en un área donde ha habido un brote de COVID-19, prepárese para una inimaginable presión en todos los niveles: desde su junta directiva, sus colaboradores y hasta aquellos que ocupan las bancas. Cada quien responderá con base en sus propias convicciones de fe y opiniones de salud pública. Prepárese para profundizar en la oración como nunca antes. Prepárese para la realidad de que sus decisiones no complacerán a todos.

Y prepárese para perder miembros pase lo que pase. Las iglesias en Singapur han reportado una disminución del 20 al 30 por ciento en la asistencia, y un porcentaje aún mayor si consideramos la cancelación de reuniones para ancianos y niños.

Un consuelo, que encontramos en la experiencia de la iglesia en Singapur, es que también es probable que se sorprenda gratamente por la cantidad de miembros que se acercarán para ofrecer su servicio voluntario durante los cultos o para bendecir a la comunidad que los rodea.

Las crisis muestran el verdadero carácter de un cristiano. La ansiedad en torno a COVID-19 le permitirá discernir el estado espiritual real de su rebaño, dijo el pastor Benny Ho de Faith Community Church en Perth, Australia, y miembro del comité de LoveSingapore.

“Si respondemos a esta crisis correctamente, puede llegar a ser un momento decisivo de discipulado para nuestra nación”, dijo Ho. “Ante el peligro inminente, nuestras prioridades se reordenan. Esta es una gran oportunidad para tener conversaciones profundas en relación a lo que motiva nuestra vida. ¿Estamos solo existiendo o realmente viviendo? ¿Estamos enfocados en lo correcto? ¿Nos mueven las motivaciones correctas? ¿Nos gobiernan los valores bíblicos o los del mundo? ¿Estamos viviendo para lo que realmente importa?”

6) Ama a tu prójimo. Las buenas obras te llevarán lejos en medio de un pueblo lleno de temor.

Si bien, gran parte de la respuesta del mundo secular al virus ha sido impulsada por el miedo y enfocada a salvaguardar la propia vida, los pastores en Singapur están de acuerdo en que esta pandemia presenta una oportunidad que Dios ha dado para ser luz en medio de la oscuridad del momento. Sin embargo, para que esto suceda, la iglesia debe mirar más allá de la preocupación por sí misma y despertar a la oportunidad.

“Después de implementar las medidas necesarias en la iglesia, nos dimos cuenta de que esta crisis representa una oportunidad para ayudar y alcanzar a la comunidad”, dijo Lim Lip Yong, pastor ejecutivo de Cornerstone Community Church.

Después del periodo inicial de adaptación a la nueva normalidad, las iglesias han empezado a observar cómo se ha visto afectada su comunidad local. Las necesidades son prácticas, (como educar sobre salud pública a los ancianos) y emocionales (por el ambiente de pánico e incertidumbre que predominó desde la aparición de los primeros casos confirmados a nivel local).

“Una de las áreas en que queríamos influir era en el ambiente de la comunidad”, dijo Lim a CT. “Al comienzo del brote, las personas actuaban con miedo. En Singapur, las compras de pánico se apoderaron de muchas personas. Los trabajadores del sector salud eran expulsados del transporte público por temor a que hubieran estado en contacto con pacientes con el virus. Los comentarios de discriminación contra los ciudadanos chinos abundaban.

Article continues below

“Nunca podremos eliminar por completo estos elementos negativos de la sociedad”, dijo, “pero lo que sí podemos hacer es asegurarnos de que se generen más cosas positivas que negativas”. Así que enviamos a nuestra gente para ofrecer cuidados, ser amables y caminar la segunda milla para ayudar”.

Entre otros esfuerzos, el equipo pastoral y los miembros de esta iglesia se han acercado a los trabajadores migrantes (quienes han perdido su fuente de ingreso debido a la cancelación de varios proyectos por el temor al virus), y a los taxistas cuyo trabajo se ha visto gravemente afectado, ya que las personas han optado por quedarse en sus casas.

Del mismo modo, otros cristianos en Singapur han promovido muchos actos de amor y bondad, que incluyen:

  • Una canción de esperanza escrita por un niño de 12 años.
  • Bendecir a los encargados del servicio de limpia local.
  • Dar a los trabajadores migrantes cubrebocas y vitaminas de forma gratuita.
  • Escribir miles de tarjetas a mano para animar a los que trabajan en el sector salud.
  • Organizar una campaña de donación de sangre para ayudar a los bancos de sangre locales que se han quedado sin suministros, debido a que la mayoría de las personas evitan ir a los hospitales.

Los virus se propagan rápidamente, reconoció Lim. “Pero la amabilidad también es contagiosa”.

¿Quiénes son los más afectados en su área? ¿Aquellos enfermos por el virus? ¿Aquellos cuyos trabajos han sido interrumpidos por miedo al virus? ¿Aquellos emocionalmente cansados ​​de lidiar con la situación? Muchas de las puertas de estas personas estarían cerradas a la iglesia, si no fuera por esta situación. Los cristianos en Singapur han encontrado nuevos caminos para incursionar con actos de amor en tiempo del coronavirus.

7) En medio de las malas noticias, las Buenas Nuevas de Jesucristo son más relevantes que nunca.

“El mundo está infectado por un virus que es mucho peor que todos los virus que hemos conocido a lo largo de la historia. Ese virus es el pecado”, dijo Edmund Chan, mentor de liderazgo de la Iglesia Evangélica Libre Covenant.

“Este virus infecta al 100 por ciento de la humanidad. No hay inmunidad. No hay sobrevivientes ni esperanza. Nadie se escapa”.

“El mundo necesita un Salvador. El mundo necesita salvación”.

Los encabezados que recuentan las muertes locales y globales en aumento son recordatorios diarios de nuestra mortalidad, lo que nos obliga a mirar más allá de la rutina y considerar lo que hay después de la muerte.

Memento mori: algún día todos moriremos, ya sea por COVID-19 o de otra manera.

Es urgente que su iglesia mire más allá de las dificultades actuales y busque oportunidades para compartir la esperanza que tenemos en Cristo Jesús.

“Necesitamos conversar sobre temas más profundos”, dijo Ben K. C. Lee, pastor de la Iglesia RiverLife. “¿Es el propósito de nuestra existencia y tiempo en esta tierra, preservar nuestra vida por el mayor tiempo posible? ¿Es ocuparnos en cosas temporales como riquezas materiales y comodidades? ¿O es cumplir el deseo de Jesús, de que las moradas que nuestro Padre ha preparado en su casa, se llenen hasta desbordarse?”

Article continues below

Esto comienza con una expresión visible y pública de la victoria y la esperanza que tenemos en Jesús. Los tiempos de temor son una oportunidad única para compartir la razón de nuestra fe, dijo Chua Chung Kai, pastor de la Iglesia Evangélica Libre Covenant.

“No vivimos como aquellos sin esperanza. ¡De eso se trata el evangelio! Pero tenemos amigos, vecinos y familiares que no conocen esta esperanza. Puede ser que esta crisis los lleve a hablar sobre sus miedos y preocupaciones”, dijo Chua a CT. “Como escribió el profeta Daniel en el Antiguo Testamento ‘Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad’ (Daniel 12:3)”.

El pánico es tangible. Pero el amor de la Iglesia también lo puede ser, dijo Chua.

“Estos son momentos de evangelio. Podemos difundir el amor, no el miedo ni el virus. No desperdiciemos esta epidemia”.

Edric Sng es fundador y editor de los sitios web cristianos Sal & Luz y Thir.st y pastor en la iglesia Bethesda (Bedok-Tampines) en Singapur.

[ This article is also available in English Portuguêsand 한국어. See all of our Spanish (español) coverage. ]