Una generación entera de maestras de escuela dominical, autoras y líderes de ministerios descubrieron que había un lugar para ellas dentro de la Convención Bautista del Sur (SBC, por sus siglas en inglés) gracias al ejemplo de Beth Moore.

Ahora que Moore ha declarado que ya no puede identificarse con la denominación, ellas continúan defendiendo las convicciones que Moore inspiró en ellas y esperan que esta situación sirva como un llamado de atención.

La líder de un ministerio bautista del sur para mujeres tuiteó [enlace en inglés] el 10 de marzo: “Pastores, espero que estén viendo a las mujeres de la SBC y su respuesta a Beth Moore…”.

Moore era, de muchas maneras, una figura ejemplar en el ámbito de los bautistas del sur: su nombre es bien conocido entre los cristianos y sus estudios bíblicos alcanzaron [enlace en inglés] a 21 millones de mujeres durante los veinte primeros años de ministerio. Pero también era cercana, hasta el punto de ofrecerse a dar abrazos y fotografiarse con sus seguidores en los eventos, y responder en Twitter para ofrecer sus condolencias a alguien que acababa de perder a su abuela o dar consejos sobre cómo cuidar una sartén de hierro forjado.

Muchas bautistas del sur están tristes, aunque no sorprendidas, por su decisión de dejar la SBC. Las mujeres que siguieron sus pasos en zapatos de tacón saben bien de las tensiones por las que atravesó Moore, consternadas por cómo temas como el abuso, el racismo, el nacionalismo cristiano y la presidencia de Trump estaban dividiendo a la denominación en vez de avanzar su testimonio en favor del evangelio. Todos estos asuntos salieron a la luz en una historia reciente de Religion News Service [enlace en inglés] acerca de su decisión.

Sus seguidores dentro de las iglesias bautistas del sur han visto a Moore, que acaba de cumplir los 63 años, pasar de ser una autora de estudios bíblicos con altos niveles de ventas, a, durante los últimos cinco años, ser una abierta defensora de las víctimas de sexismo, y sincerarse acerca de la misoginia que había enfrentado [enlace en inglés] en círculos evangélicos.

Además de mostrarse en desacuerdo con su rol de predicadora y maestra en las iglesias, sus críticos interpretaron la franqueza de Moore acerca de los temas de actualidad como algo divisivo. Creen que calumnió con malicia a la iglesia en los últimos años cuando denunció a pastores que defendían a Donald Trump o desafió [enlace en inglés] la supremacía blanca en la iglesia.

Christine Hoover, maestra de escuela dominical y esposa de un pastor de la SBC, recuerda hacerse esta pregunta: “Si a Beth la tratan con tanto desdén en espacios públicos, ¿qué se estará diciendo en privado, y qué dice eso acerca de cómo, en la práctica, valora la SBC la contribución de las mujeres al reino de Dios?”.

“No puedo exagerar acerca del impacto que Beth ha tenido en las mujeres de nuestras iglesias”, dijo Hoover. “Durante aquellos años, estuve en reuniones con una gran cantidad de mujeres de la SBC, las cuales dijeron que ellas también estaban prestando atención a lo que estaba sucediendo. La mayoría de nosotras nos preguntábamos si las mujeres realmente teníamos un lugar de honor dentro de la Convención.”

El presidente de la Comisión para la Ética y la Libertad Religiosa de la SBC, Russell Moore —quien no tiene relación con Beth, aunque a menudo bromea [enlace en inglés] con que son familia—, dijo una vez: “Una Convención Bautista del Sur que no tiene espacio para Beth Moore, no tiene espacio para muchos de nosotros”.

Article continues below

Free Newsletters

Sign up for our Mensualmente [Monthly] newsletter: CT En Español delivers Spanish content from ChristianityToday.com to your inbox.

More Newsletters

El comentario fue pronunciado hace dos años, cuando Moore había estado en el centro de otra discusión acerca del rol de la mujer, provocada por un tuit que hacía referencia a que iba a dar un mensaje en la iglesia durante el Día de la Madre.

Estos debates recurrentes son otro punto de presión. A las mujeres como Moore, que no aspiran a un púlpito y comparten las convicciones complementaristas de la SBC, les preocupa que este tira y afloja sobre si las mujeres pueden predicar o ser pastoras le reste valor al esfuerzo de levantar a mujeres para muchos otros roles ministeriales.

La noticia de la salida de Moore ha inspirado a muchas mujeres de dentro y fuera de la SBC a ofrecerle tributos, dándole el mérito de haberlas inspirado a ingresar al ministerio o agradeciéndole por levantar la voz cuando temieron que algunos los líderes permanecerían en silencio acerca de temas relativos al abuso.

“Siento un profundo amor y respeto por Beth Moore. Ella me hizo saber que esto pasaría porque es humana, y ama a los demás con pasión. Mientras pienso en nuestra tendencia a analizar y despedazarnos unos a otros, espero que resistamos esa tentación y que, en cambio, oremos”, tuiteó Trillia Newbell.

“Gracias, Beth Moore, por la luz que aportas, por la compasión que te empuja y por la constancia que te caracteriza. Yo no estaría enseñando hoy si no te hubiera visto a ti primero. Habría abandonado si no te hubiera visto perseverar. Qué deuda tan grande tengo contigo”, tuiteó Jen Wilkin.

“Esto fue cierto ayer y seguirá siendo cierto mañana, Beth Moore. La verdad bíblica y el amor por el prójimo creado a imagen de Dios seguirá siendo más importante que las instituciones y denominaciones. Gracias por mostrar esto en un mundo caído, Beth Moore. Que nuestra lealtad se parezca a la tuya”, dijo Megan Lively citando uno de sus tuits que mostraba una fotografía con Moore y que decía: “¡Feliz Día Internacional de la Mujer 2021! Cuando pienso en lo que significa este día, inmediatamente pienso en Beth Moore”.

Jacki King, que trabaja en el comité de la Red para el Liderazgo de Mujeres de la SBC, dijo que Moore iluminó el camino para que las mujeres sirvieran como líderes en la SBC y que, a pesar de las actuales luchas internas de la denominación, ve mucho que celebrar. Un número récord de mujeres se están inscribiendo en los seminarios de la SBC y son elegidas para servir en los comités denominacionales, además de su fiel compromiso en las misiones y en las iglesias locales.

King menciona que la próxima reunión anual en Nashville, en junio, será una gran oportunidad para que las mujeres que comparten las preocupaciones de Moore elijan a líderes que apoyen sus creencias y que aboguen por el papel de la mujer.

“Necesitamos que las mujeres que lideran y sirven en la iglesia local se conviertan en mensajeras, se familiaricen con los nominados a la presidencia de la institución, y voten por aquel que crean que liderará nuestra convención tanto en humildad como en unidad”, dijo King, líder de un ministerio para mujeres y esposa del pastor de una iglesia de la SBC en Arkansas.

Article continues below

“Pastores, espero que estén viendo a las mujeres de la SBC y su respuesta a Beth Moore. Sean cuales sean sus pensamientos o sentimientos, existe una profunda gratitud hacia ella y es una pérdida que muchos lamentan. No lo desechen sin más. Observen, escuchen y pregunten”, dijo Jacki King en un tuit el 10 de marzo.

El presidente saliente de la SBC, J. D. Greear, dijo en una declaración que ora para que la salida de Moore haga que los líderes bautistas del sur se lamenten y oren por la reunión de junio. “Siento pena cada vez que alguien que cree en la inerrancia de las Escrituras, que comparte nuestros valores y desea cooperar dice que no se siente acogido por nuestra convención”, dijo Greear, quien reconoció el ministerio y el apoyo de Moore.

Precisamente, el mes pasado Greear predicó en contra de las divisiones secundarias que están separando a los bautistas del sur, y le dijo a su Comité Ejecutivo: “Cada mentira debilita nuestra determinación de llevar el evangelio a las naciones, y cada momento que paso enzarzándome en debates ridículos o desmintiendo falsedades es un momento que no estoy enfocado en la Gran Comisión”.

A las mujeres les preocupa que la decisión de Moore de marcharse represente otra detracción del testimonio evangelístico de la SBC.

“Al perder a Beth, hemos perdido un gran regalo para nuestra convención”, dijo Hoover. “Oro para que su decisión, junto con la salida de algunos de nuestros pastores de color más reverenciados [enlace en inglés], lleve a la introspección a los líderes y pastores de la SBC. Parece que siempre estamos luchando para mantener fuera cualquier percepción de liberalismo, pero me temo que nuestros métodos están echando fuera a los mejores de los nuestros”.

Traducción por Noa Alarcón

Edición en español por Livia Giselle Seidel

[ This article is also available in English and Indonesian. See all of our Spanish (español) coverage. ]