Jump directly to the Content

News&Reporting

Iglesia de David Platt, McLean Bible Church, afectada por un movimiento divisivo. Demanda en curso por parte de la oposición

El reciente conflicto dentro de la megaiglesia ubicada en los suburbios de DC por temas raciales y políticos es sintomática de una grieta evangélica más amplia.
|
English
Iglesia de David Platt, McLean Bible Church, afectada por un movimiento divisivo. Demanda en curso por parte de la oposición
Image: Jim Watson / AFP via Getty Images

La megaiglesia del área de Washington dirigida por el autor de best sellers, David Platt, ha confirmado la elección de tres nuevos ancianos tras haber pasado por una discusión pública sobre temas políticos, raciales y un supuesto desvío liberal, además de una demanda presentada por los disidentes.

El conflicto en la iglesia McLean Bible Church (MBC, por sus siglas en inglés) es significativo, no solo por el tamaño y la influencia de la congregación (con varios miles de asistentes y un lugar prominente en el panorama eclesiástico de Washington, DC), sino también porque el incidente es la última muestra de un enfrentamiento mayor que está teniendo lugar dentro del evangelicalismo estadounidense.

Después de que los nuevos ancianos nominados no lograran su elección por primera vez en la historia de la iglesia, Platt dijo a la congregación en un sermón a principios de julio: “Un pequeño grupo de personas dentro y fuera de esta iglesia coordinó un esfuerzo divisivo, buscando utilizar la desinformación con el fin de persuadir a otros a votar en contra de estos hombres como parte de un esfuerzo más amplio para tomar el control de esta iglesia”.

En la reunión del 30 de junio, los nominados Chuck Hollingsworth, Jim Burris y Ken Tucker no obtuvieron la mayoría del 75 % requerida para la elección de ancianos. El resultado estaba justo por encima o justo por debajo del 75 %, dependiendo de si se contaban o no las boletas provisionales, por lo que se celebró una segunda votación el 18 de julio, en la que los tres nominados recibieron al menos el 78 % de los votos.

Las semanas entre las dos votaciones fueron tumultuosas. Platt dijo en su sermón del 4 de julio [enlaces en inglés] que los disidentes les dijeron a los miembros con capacidad de voto, en persona y por correo electrónico, que los ancianos nominados venderían el local de la iglesia ubicado en Tysons para que en su lugar se construyera una mezquita, y que los ingresos irían a la Convención Bautista del Sur (SBC, por sus siglas en inglés).

En diversas publicaciones de blogs y Facebook, así como en correos electrónicos, se acusó a Platt de impulsar la teoría crítica de la raza, de revisar la enseñanza bíblica sobre la sexualidad, y de alinearse con la SBC a pesar de la prohibición constitucional de la iglesia MBC de afiliarse a cualquier denominación.

Los opositores al liderazgo actual de la iglesia escribieron en un blog publicado en el sitio de derecha Capstone Report que Platt, quien se convirtió en pastor de la iglesia a tiempo completo en 2018, estaba tratando de “purgar a los miembros conservadores”.

Platt también describió un correo electrónico que circulaba entre los miembros de la iglesia afirmando: “La MBC ya no es la “Iglesia Bíblica McLean”, sino ahora es la “Iglesia Bíblica de la Melanina”.

“Yo sé que es feo y doloroso siquiera escuchar [esto que está sucediendo], pero quiero hacer notar el enfoque que está siendo utilizado por las personas que dan el liderazgo a este grupo en estas reuniones”, dijo a la congregación, calificando las afirmaciones hechas sobre él y los ancianos entrantes como “incuestionablemente falsas, y en muchos casos completamente irracionales”.

Platt, de 42 años de edad y autor del libro Radical, es conocido por su apasionado llamamiento a la evangelización, las misiones y las Escrituras. Lo que los opositores afirman que es la política “liberal” o “woke” de Platt, sus partidarios lo ven como su compromiso con Cristo por encima de todo.

“No nos disculparemos por nuestra creciente diversidad ni por nuestro compromiso de abordar humildemente las cuestiones raciales a partir de la Palabra de Dios mientras nos unimos en una gloriosa misión para proclamar esta buena Palabra, y a nuestro gran Dios, en una ciudad en la que más de cinco millones de hombres, mujeres, niños y niñas están en un camino que conduce a un infierno eterno y necesitan las buenas noticias del amor de Dios por ellos”, dijo.

Mientras que Platt planteó la preocupación de que el grupo opositor engañara a los miembros de la sede de Tysons para que votaran en contra de los nuevos ancianos, una demanda presentada el 15 de julio alega que los líderes de la iglesia prohibieron ilegalmente a algunos de sus opositores votar en la segunda vuelta para la elección de ancianos. La demanda está pendiente a pesar del resultado de la votación anunciada. “El corazón de la queja presentada realmente se reduce a la verdad, la transparencia y un proceso libre, abierto y sin coacción”, dijo el abogado de los demandantes, Rick Boyer a RNS.

Sarah Merkle, abogada y parlamentaria profesional, dijo que el incidente pone de relieve la importancia de establecer y seguir procedimientos de votación adecuados en cualquier iglesia. Añadió que no está familiarizada con las políticas y procedimientos específicos de la iglesia MBC.

“Cuando no se siguen las reglas y esto tiene un efecto en una votación consecuente, se crea una enorme distracción de la misión [verdadera], dijo Merkle. “Si eres la Cruz Roja, eso es problemático. Si eres la Iglesia de Jesucristo, eso es realmente problemático”.

Los líderes de la iglesia dicen que la actual ronda de conflictos es anterior al pastorado de Platt. Él se convirtió en pastor de enseñanza en 2017, cuando dejó la presidencia de la Junta de Misiones Internacionales de la SBC para dedicar su ministerio a la iglesia MBC a partir del año siguiente.

Bajo el pastor fundador, Lon Solomon, la MBC se asoció con la Junta de Misiones de América del Norte de la SBC en 2016 para crear una iniciativa de plantación de iglesias, mientras que la iglesia se mantuvo sin denominación. Mientras Solomon se preparaba para dejar el liderazgo después de un pastorado de 37 años, la MBC hizo importantes cambios en su presupuesto, reduciendo el porcentaje de ingresos gastados en personal, e incentivando una reducción en el número de personal. Ambas medidas plantearon dudas entre algunos de los miembros.

“Durante los últimos años, hemos visto a David tomar la iglesia —la iglesia que construimos, la iglesia que amamos, la iglesia en la que hemos vertido nuestros corazones, almas y vidas—, y convertirla en una versión política y diluida de lo que solía ser”, escribió el ex anciano Mark Gottlieb, quien está alentando a los miembros de un grupo llamado Save McLean Bible Church a “admitir la derrota y alejarse” después de la votación del 18 de julio.

Bajo Solomon, la congregación había sido conocida como “un destino sagrado para los senadores del GOP y los ayudantes de Bush”. Las tensiones aumentaron en los últimos dos años en medio de la agitación política en el área de Washington, DC y en todo el país.

En junio de 2019, el entonces presidente Donald Trump se presentó en un servicio de adoración y Platt oró por él desde el escenario, lo cual provocó críticas de algunos en la iglesia. Un año después, Platt y el pastor afroamericano la MBC, Mike Kelsey, participaron en una marcha cristiana tras la muerte de George Floyd, lo que fue interpretado por algunos como un apoyo a la organización Black Lives Matter. McLean declaró en una sección de su sitio web que el hijo de Kelsey sostenía un cartel que decía: “Las vidas negras le importan a Dios”.

El libro de Platt de 2020, Before You Vote [Antes de que votes], también suscitó críticas de algunos miembros de la iglesia por considerarlo blando en cuestiones evangélicas tradicionales como el aborto y la sexualidad.

Las acusaciones de que los líderes estaban tratando de unirse a la SBC en violación a la constitución de la iglesia llevaron a que la iglesia suspendiera todas sus contribuciones a las causas de la SBC este mes.

En su sección de preguntas y respuestas, McLean afirma que no pertenece a la SBC y presenta el enlace a una carta sin fecha de una empleada del Comité Ejecutivo de la SBC, Ashley Clayton, en la que se afirma: “El Comité Ejecutivo de la SBC reconoce que McLean Bible Church (MBC) es una iglesia independiente y no denominacional, y que no está afiliada a la SBC”.

Sin embargo, Baptist Press, el servicio de noticias de la SBC, declaró en un artículo del 21 de julio: “La Iglesia McLean Bible Church es una iglesia que colabora con la Convención Bautista del Sur, pero, como todas las iglesias bautistas del sur, sigue siendo independiente y autónoma en su funcionalidad y gobierno”.

Para algunos observadores, el conflicto en la MBC parece una repetición de otros episodios recientes del evangelicalismo estadounidense, en los que los líderes cristianos que apelan a las Escrituras para abordar cuestiones sociales son acusados de liberalismo teológico o de influencia secular, aunque sigan manteniendo opiniones cristianas tradicionales. El nivel de sospecha en torno a estos líderes parece haber crecido durante la administración Trump y durante el ajuste de cuentas sobre el racismo tras la muerte de George Floyd el año pasado.

La iglesia College Park de Indianápolis fue acusada en un blog esta primavera de ceder a la “creciente infiltración de la justicia social”. El pastor de Dallas, Matt Chandler, y el ex presidente de la SBC, J. D. Greear, han sido acusados de ser “woke”, a la vez que la emergente Red Bautista Conservadora (CBN, por sus siglas en inglés), que se ha formado como una subdivisión de la SBC, ha acusado a algunos líderes de la convención de defender la teoría crítica de la raza y de restar importancia a la suficiencia de la Biblia. El candidato Mike Stone, apoyado por la CBN, recibió el 48% de los votos en las elecciones presidenciales de la SBC que tuvieron lugar el mes pasado, quedando en segundo lugar tras el pastor de Alabama, Ed Litton.

Chuck Hannaford, un psicólogo clínico de Memphis que ha ayudado a diversas iglesias a mediar en los conflictos durante 30 años, dijo que los problemas de la MBC son la última iteración de un conflicto más amplio entre cristianos reformados jóvenes y las generaciones más antiguas de evangélicos blancos.

“Hay cierta resistencia por parte de lo que algunos considerarían ‘la vieja guardia’ de los círculos evangélicos hacia los jóvenes”. Se les acusa de ser blandos en la doctrina en un esfuerzo por alcanzar una audiencia más diversa, dijo Hannaford. Algunos evangélicos mayores “lo ven como una especie de asonada”.

Mientras tanto, líderes como Platt ven la oposición como otro tipo de asonada, y siguen preocupados por la influencia de la oposición alimentada en las redes sociales y los blogs de vigilancia.

“Queremos que la iglesia MBC sea un lugar en el que puedan prosperar personas con todo tipo de convicciones en cuestiones de conciencia”, afirma la sección de preguntas y respuestas. “Así que siempre que sea posible, queremos trabajar juntos para avanzar juntos en la misión, incluso con nuestras diferentes perspectivas”.

Hannaford aconseja a los pastores no hacer cambios demasiado rápido y recomienda la cooperación de ambas partes, permitiendo a los creyentes diferir en cuestiones doctrinales y éticas secundarias. También advierte que no es recomendable permitir que las tensiones aumenten.

“Hay que abordar el conflicto intencionadamente” y “cara a cara”, dijo Hannaford. “Postergarlo sólo va a empeorar la situación. Nunca desaparece por sí solo”.

De vuelta a McLean, Platt y sus compañeros ancianos están instando a la iglesia a avanzar en esa dirección.

“Hemos atravesado días tumultuosos durante el último año en el mundo, aflorando muchos desafíos en nuestras vidas, familias, nuestro país, el mundo y la iglesia”, dijo Platt a CT. “Todos necesitamos la gracia de Dios para amarnos bien y vivir para difundir Su amor en un mundo que necesita desesperadamente lo que solo Él puede dar. Y mientras caminamos fielmente con Dios durante estos días, manteniendo nuestros ojos fijos en Él, confío en que Él dispondrá todas estas cosas para nuestro bien y, en última instancia, para su gloria”.

David Roach es reportero y pastor de la Iglesia Bautista Shiloh en Saraland, Alabama.

Traducción y edición en español por Livia Giselle Seidel

[ This article is also available in English. See all of our Spanish (español) coverage. ]

Read These Next

close