Nota del editor: Una versión anterior de este artículo daba a entender que la gente no debe cantar durante las reuniones. La sugerencia es utilizar mascarillas de protección, tanto para cantar como para hablar. Ver tabla actualizada para mayor información.

Los últimos cuatro meses han sido un período extraordinario para el mundo. La propagación de una nueva enfermedad por coronavirus nombrada oficialmente COVID-19, escaló a nivel mundial. Son comunes las imágenes de salas de emergencias saturadas, de pacientes de cuidados intensivos auxiliados por respiradores, y de familias en duelo por la pérdida de sus seres queridos. Para limitar la propagación de este virus, la mayoría de los gobiernos tuvieron que implementar órdenes estrictas de permanecer en casa. Este tipo de regulación fue necesaria porque muchos países simplemente no estaban preparados para la rápida propagación de este virus. De no haberse tomado tales medidas, las infecciones habrían aumentado al punto de desbordar los sistemas de salud y el número de muertes se habría incrementado rápidamente.

Durante este período, iglesias en todo el país han cancelando sus servicios presenciales. Al igual que con muchas otras acciones preventivas, es posible que nunca sepamos cómo esto ha limitado la propagación del virus; sin embargo, estoy convencido de que esto ha evitado muchas infecciones y muertes entre los congregantes, sus familiares y amigos.

Ahora, mientras algunos estados están flexibilizando las órdenes de estancia en casa y otros están planeando ...

Subscriber access only You have reached the end of this Article Preview

To continue reading, subscribe now. Subscribers have full digital access.